Inicio Noticias Expresidente Klaus en rebeldía, va a restaurante y sin mascarilla

Expresidente Klaus en rebeldía, va a restaurante y sin mascarilla

76
0
El expresidente Václav Klaus con mascarilla, pero no cubriendo boca ni nariz. ¿Será que lo multan?

Praga (novinky.cz) – Cada persona tiene el derecho a ir a donde desee; así lo afirma el expresidente checo, Václav Klaus (79). Aparte de ser un crítico de las tendencias verdes por el cambio climático o el proceso de unificación según la versión actual de la UE, también es un fuerte crítico de las restricciones por la lucha contra el sars-cov-2. Klaus estuvo el martes de esta semana, por más de una hora en un restaurante de Praga. Restaurante cerrado y no usó la mascarilla. Como sabemos, los restaurantes y bares están cerrados, por las medidas anti-covid-19. Sólo está autorizado que puedan entregar la comida, para llevar, desde una ventanilla externa.

Klaus insiste en que su posición de rechazo, su constante violación a las restricciones que dicta el Gobierno, sea una mala influencia hacia la ciudadanía. “No, no lo creo. No creo tenga una mala influencia en la opinión pública. Depende de cada uno lo que considere adecuado, que lo tome de mi comportamiento. Yo no soy de esos que predican agua y beben vino, como algunos políticos que violaron sus propias reglas cuando visitaron un restaurante. Yo critico esas reglas desde un inicio”, aclara el líder conservador.

Klaus señala que su crítica es, a su manera, “una especie de resistencia cívica”. Subraya que nadie debe acostumbrarse, ni aceptar sin chistar las órdenes y prohibiciones que existen y que se prolongan. “En un país libre, la persona debe tener el derecho a ir a donde desee. Y si eso se le es negado, debe esforzarse por mover los límites de lo posible. No sólo por él, sino por todos”, explica el expresidente.

Fue el diario amarillista “Blesk” el que informó sobre la visita de Klaus a un restaurante de Praga. El persona le dijo al rotativo que el expresidente había venido por comida y que necesitó ir al baño. “Blesk” indica que Klaus fue al restaurante ubicado en Dejvická 34, de Praga 6. Un lector también estaba en el mismo sitio, iba por comida, y le hizo una foto a Klaus. Él fue quien comentó a “Blesk” que el expresidente no usaba mascarilla, que no esperó por la comida sino que entró al establecimiento, al área subterránea del negocio. En la puerta se quedaron los guardaespaldas del expresidente checo. Klaus pasó ahí alrededor de 75 minutos.

“El Sr. Klaus es nuestro cliente fiel y tenía pedida una comida, puesta en una cajita. Entró y se detuvo un momento, pero sólo para ir al baño”, dijo el administrador del restaurante a “Blesk”. Quien, de paso, no quiso revelar su nombre. El diario aclara que Klaus salió del local, pero sin comida. El “Instituto Václav Klaus” rehúsa comentar lo ocurrido.

Blesk, Klaus, restaurante
Imagen a la página del Diario “Blesk” con la noticia y fotos. El expresidente Václav Klaus ingresa a un restaurante, algo que no debe hacer y no tiene mascarilla

Klaus es consistente en sus criticas a las disposiciones gubernamentales que deben poner bajo control la proliferación de la covid-19. Lo último fue el domingo pasado, cuando participó en la manifestación en la Plaza de la Ciudad Vieja de Praga. Las fotos lo muestran en todo momento sin la mascarilla. No la usa cuando está en el podio, dirigiéndose a los como 3 mil manifestantes, ni cuando se hizo fotos con las personas.

“Blesk” publicó el año pasado las fotos del entonces ministro de Salud, Roman Prymula y del diputado Jaroslav Faltýnek (entonces vicepresidente del gubernamental movimiento ANO 2011), cuando salían, en octubre, de una reunión en el restaurante “Rio´s”, ubicado en Praga Višehrad. Era medianoche, cuando también se suponía que los restaurantes debían estar cerrados. Las fotos, Prymula además sin mascarilla, le costó el puesto al ministro y Faltýnek dejó de ser 1er vicepresidente de ANO 2011.

Pero, además, la Alcaldía Mayor de Praga inició sendos procesos administrativos contra cada uno. Prymula y Faltýnek recibieron una multa de 3 000 coronas. Aunque también el restaurante fue multado, aunque no se conoce su monto. No son los únicos políticos multados. También, el año pasado, la Alcaldía Mayor de Praga multó al presidente de la KDU-ČSL, Marian Jurečka y al jefe del bloque de diputados del TOP 09, Miroslav Kalousek. Ambos violaron las disposiciones anticovid cuando bebieron cerveza. Kalousek la bebió dentro de un restaurante cerrado, mientras esperaba la comida. Jurečka la bebió en la calle. En sus casos, la Alcaldía no publicó el monto de las multas.

Quince mil coronas tuvo que pagar el propietario del restaurante praguense “Šeberák”, Jakub Olbert, por que, aunque había la orden de permanecer cerrados, él lo tuvo abierto. Dijo que de esa manera expresaba su desacuerdo con la posición del Gobierno hacia los empresarios y los negocios.

La Policía Checa analiza el “caso Klaus”

En la página web de “Blesk”, el diario se pregunta: ¿qué hacía el expresidente Václav Klaus en un restaurante cerrado en Dejvická 34? El administrador dice que ingresó al baño y que debió llevarse un almuerzo que encargó. Las fotos de “Blesk” demuestran que no llevaba comida alguna. La Policía Checa revisó ya lo ocurrido el martes y podría recibir una multa de hasta 20 mil coronas.

Jan Rybanský, portavoz de la Policía Checa, indica: “Los policías controlaron el caso y prepararon la documentación necesaria. Después se le informará a la Alcaldía Mayor que una persona violó las disposiciones gubernamentales”. Desde la Alcaldía Mayor de Praga, su portavoz, Vít Hofman, explica que el administrador del restaurante puede recibir una multa de hasta 20 mil coronas. Aunque, hay dudas sobre si se puede multar a una persona jurídica. El ministerio del Interior indica que eso no se puede hacer.

Hofman aclara que, desde la Alcaldía, ellos pueden multar sólo a Klaus y al administrador responsable en la hora de la visita del expresidente. Ahora, si las cosas se enmarcan usando la Ley de Crisis (y estamos en período de emergencia), entonces la multa podría incluso saltar hasta los 3 millones de coronas.

No se llevó la comida… por que se le enfrió…

El diario “Blesk” conversó de manera exclusiva con el chef jefe y copropietario del restaurante, Tomáš Černý (40). “No niego que Václav Klaus estuvo aquí, lo mismo se lo he dicho hasta a la Policía. Fue al baño que lo tenemos abajo y pasó algún tiempo, algo que a nadie le parece extraño. Pero, nosotros no controlamos a los clientes. No tengo más que decir. Lamentamos que las cosas se analicen como se hace ahora, por que nosotros intentamos hace nuestro trabajo bajo las condiciones limitadas al máximo posible”, indica.

Pero, si fue por el almuerzo, ¿por qué no sale del local con la comida? Černý asegura que Klaus se puso a conversar, es un cliente asiduo y el personal lo conoce. Al parecer perdió la noción del tiempo y cuando se dio cuenta, el almuerzo que había encargado se enfrió… y ya no valía la pena. Así que se fue sin la comida. También aclara que si un cliente requiere ir al baño, no lo va a dejar parado afuera, en el frío. El metro está cerca, pero no tanto ni él es cruel.

Entró, sin mascarilla y el personal, supone, le debe haber alertado que debía usarla. Pero ahí termina la obligación. Hay, además, la sospecha de que quienes hicieron las fotos de Klaus tampoco usaban mascarillas. Ah, de paso, igual que el expresidente, estaban dentro del local.