10.9 C
Prague
jueves, abril 25, 2024

Klaus: “Pagamos un precio nada pequeño por la excesiva apertura del mundo”

Praga – El economista y expresidente checo, Václav Klaus, comentó ayer a la Televisión Checa que la actual pandemia del nuevo coronavirus ha mostrado la manera irresponsable en la que nos hemos comportado con el mundo, bajo la esperanza que la ciencia y la técnica lo resolverían todo.

Una excesiva apertura del mundo y de los checos al mundo

“La excesiva apertura del mundo y nuestra excesiva apertura al mundo son las principales causas de lo que hoy pasa. Nosotros permitimos que el virus se esparciera de esa manera por el mundo”, indicó Klaus. Por lo que se trata del nivel de apertura. Recuerda que, desde el inicio, él puso en duda el espacio Schengen, la “Europa Sin Fronteras”. “Y dije que pagaríamos un precio nada pequeño. Nadie quiso oírme. Es riesgoso quitar las fronteras no sólo al interior de Europa sino también en el marco de la globalización. No creímos que esto podría tener su otra cara. Las olas de migraciones masivas del año 2015 fueron un fenómeno del mismo problema. No nos abrió los ojos en ese momento, veamos si ahora nos los abre… no sé”, subrayó.

            Klaus recordó que se ha esfumado o silenciado esa palabreja tan mencionada: Unión Europea. “Es que, cada uno sabe que no se trata de la Unión Europea, cada uno se interesa por lo que hacen en Italia y cómo lo resuelven. E igual pasa por el interés de lo que hacen Alemania y la Rep. Checa. De golpe, la Unión Europea no es parte de todo este debate. Esto sólo nos demuestra la cierta falsedad de esta apertura artificial. Pero, está bien que la Unión no se meta. Por otro lado, es, claramente un problema transfronterizo y si debe haber algo de valor europeo es la cuestión transfronteriza en una unificación que para mi es artificial, violenta y excedida”, indicó.

¿Alguien se acordó de la Unión Europea?

Klaus critica a la Unión, ya que, de manera lógica y clásica, guarda silencio ya que no tiene la capacidad de resolver el problema, “y cuando la Unión Europea empiece a resolver, entonces, para mí, estaremos peor”. Y considera que las acciones que viene tomando el Gobierno Checo se corresponde con lo que hacen los Gobierno similares alrededor de nosotros. El economista y exlíder del conservadurismo checo fue cuidadoso al evaluar cuáles serían las consecuencias de esta epidemia en la economía checa.

            “Nosotros carecemos de esa experiencia, no contamos con dato alguno para poder hacer extrapolaciones. Yo admiro a todos esos comentarias económicos que en estos días se flagelan y mencionan cada cosa. Esas opiniones de que en este año el PIB checo ya no crecerá en 2 por ciento sino sólo en 1 le parecen un sin sentido y una broma. En ese sentido, temo que menospreciamos el nivel de estabilidad y robustez de nuestra economía, así como la mundial. Yo espero un comportamiento con la forma de J; es decir que primero habrá una caída y después un alza. La cuestión es cuán grande y fuerte será la caída, cuánto tiempo pasaremos en ese punto malo y cuán rápido subiremos. Yo descarto que esa forma J no llegue a darse, lo descarto”, explicó Klaus.

Las víctimas serán también las personas jurídicas

Recuerda que la economía checa cuenta con muchas empresas frágiles, que viven balanceándose. Sin olvidar que hay no sólo especializaciones sino ramas enteras expuestas; piensa en el turismo, el sector hotelero, los restaurantes “y eso no es una partecita pequeña de nuestra economía”. Y no puede dejarse de lado el sector clave de la Industria Automotriz, sólido pero que enfrenta una situación complicada desde antes. Su deseo es que si hay baja, que sea de un máximo de 1 punto porcentual. ¡Ojalá que así sea!, deseó. Lo cierto es que tanto la parte de la oferta como la demanda quedarán sacudidas y habrá que ver si es un efecto de corto plazo o no.

            Observa que bajo esta coyuntura y si el problema pasa a ser de largo plazo, podremos incluso enfrentar el riesgo de que se tomen medidas que refuercen la posición del Estado en dirigir y manejar la economía, con lo cual se producirá un fuerte debilitamiento del papel del mercado en la economía. Esto tendría un efecto aún más largo, de decenas de años y llevará a que la burocracia se multiplique.

Related Articles

SÍGUENOS EN PRAGA

0SeguidoresSeguir
0SuscriptoresSuscribirte
- Advertisement -spot_img

Últimos Artículos