Inicio Noticias Polonia, tradiciones eslavas en Navidad

Polonia, tradiciones eslavas en Navidad

229
0
-Anuncio-

Praga – A pesar de ser un pueblo profundamente católico, los polacos conservan tradiciones navideñas del paganismo eslavo. Que las adaptaron a las necesidades de la Iglesia Cristiana durante la Edad Media. Esto se observa sobre todo en la ceremonia de la Cena de Navidad. Donde siempre hay lugar para vivos y muertos y se agasaja al huésped azotándole con haces de paja.

En la más vieja tradición eslava, la cena que se organizaba en lo que hoy es la nochebuena, era una ocasión donde se realizaban sacrificios en tributo a los residentes en el “otro mundo”. De este ritual en Polonia han sobrevivido a la cristianización algunos platillos. Como es el turrón de miel, semillas de amapolas y hongos o el pan llamado “kutia” hecho con granos de trigo, miel, pasas y nueces.

«Tiempo para la magia», la presencia del heno

En Polonia la fiesta navideña se relaciona con el solsticio de invierno. Una combinación que significa “tiempo para la magia” y la obligación de congratular a los muertos. Por eso, se invitan a sus espíritus a la cena. Ya que según una creencia pagana son los únicos que tienen el poder de revivir el grano sembrado cuando desaparezca la nieve.

Otra costumbre que también tiene como origen mantener a los muertos felices es colocar en el comedor donde se celebrará la cena de Navidad haces de heno. O paja y puñados de granos de trigo. Para el paganismo simbolizan la unidad entre el mundo de los muertos y el milagro del nacimiento.

Según la etnóloga Elzbieta Lasocka esto explica por qué en Polonia las ceremonias navideñas difieren a las que se practican en muchos otros países de Europa. Y agrega que en muchas casas también se mantiene la tradición de poner heno o paja debajo del mantel. Y ofrecer a los invitados una especie de galleta que se fabrica con trigo, levadura y agua. Esta costumbre también existe en otros países del sur de Europa.

Con el tiempo, la gente explicó el uso de la paja en la cena de navidad como procedente del pesebre donde nació el niño Jesús. Pero en el libro de Caterina Lobszawska se dice que esta es una tradición eslava. Y que en tiempos remotos, la paja se colocaba también en la cintura de las muchachas casaderas. Por último, los días de navidad terminan para los polacos utilizando la vieja costumbre eslava de tirar granos de trigo a la cabeza de la gente durante la misa de San Esteban (26 de diciembre según el calendario ortodoxo). Esta tradición nació con el objeto de desear buena suerte a los que asistían a los rituales y dio lugar más tarde a la tradición de tirar arroz a los recién casados.

Santa Claus no es San Nicolás

Los polacos consideran a Santa Claus como un personaje extranjero a quien no relacionan con San Nicolás, como por ejemplo lo hacen sus vecinos checos, sino con el Abuelo Invierno, un personaje de la mitología rusa que tiene su origen en las viejas tradiciones eslavas.

Y aunque la cena de navidad es una vieja costumbre cristiana, no se hizo popular en Polonia hasta el siglo 19, cuando vino desde la vecina Alemania junto con la tradición de poner el árbol de navidad.