Inicio Economía La inflación en el 2020 fue del 3,2%, la más alta de...

La inflación en el 2020 fue del 3,2%, la más alta de los últimos 8 años

110
0
-Anuncio-

Praga (CSÚ, Televisión Checa) – La Oficina Checa de Estadísticas (ČSÚ), informó hoy que el índice de precios al consumidor de la Rep. Checa durante el 2020 aumentó en 3,2 por ciento, lo que es el mayor incremento en los últimos ocho años. Lo que más influyó en el movimiento fueron los precios de los alimentos, de las bebidas, el tabaco y la vivienda. En el 2019, recordemos, la inflación anual promedio fue del 2,8 por ciento. Además, precisa la fuente, en diciembre la inflación interanual fue del 2,3 por ciento (es decir cuatro puntos porcentuales menos que en noviembre). Con lo cual fue el menor repunte de precios desde diciembre del 2018. En términos de mes a mes, la inflación de diciembre bajó dos décimas de punto frente e noviembre, producto especialmente de los precios de alimentos y bebidas no alcohólicas.

Petr Dufek, economista del banco ČSOB, comenta: “Según las cifras reveladas, los precios en diciembre bajaron en 0,2 por ciento en diciembre, comparándolo con noviembre, gracias a que abarataron los alimentos antes de la Navidad. Lo que es, en si mismo, un gran cambio, ya que en el período navideños solían encarecer. Así pasaba en los años anteriores. Los precios en las tiendas reflejaron el deseo de los comerciantes de atraer hasta el último momento a los consumidores, para que hagan sus compras navideñas. Por lo que no sorprende la rápida caída de precios en el calzado y vestido de temporada”.

Dufek añade: “Viendo el nivel interanual de la inflación, el que sigue el banco central, en diciembre bajó al 2,3 por ciento con lo cual quedó rezagada en siete décimas de punto con respecto al pronóstico del banco central. Así, las presiones inflacionarias en la economía van perdiendo fuerza sin duda alguna, especialmente si tomamos en consideración que casi la mitad del valor de la inflación lo dio el mayor nivel del impuesto a los cigarrillos y alcohol. Además, se percibe la declinación de las presiones inflacionarias en factores que, anteriormente, eran inflacionarios: no sólo los alimentos sino incluso la vivienda. Ahí, es muy evidente la desaceleración en el incremento de los arriendos o en el precio de la energía”.

De tal forma que, dentro de poco, la inflación se situará por debajo del 2,0 por ciento. Es decir la meta que persigue el Banco Nacional Checo (ČNB, banco central). Será, en parte, por una menor demanda del consumidor aunque también por la mayor orientación a las compras vía Internet. Algo que es mucho más práctico cuando vivimos en “lockdown”. Es más simple para obtener casi todo lo que necesitamos. Además, gracias a muchos programas y páginas de hacen comparaciones, podemos obtener mejores compras, desde la comodidad de la casa. Esto hace que haya competencia en el mercado minorista lo que hace que haya lucha a través de los precios.