Inicio Noticias Varias «Afganistán, la aplastante derrota al expansionismo occidental»

«Afganistán, la aplastante derrota al expansionismo occidental»

106
0
Dos veces presidente checo, varias veces primer ministro, líder en su momento de la derecha checa, cofundador del partido ODS y euroescéptico... Václav Klaus
-Anuncio-

El expresidente Václav Klaus en un comunicado considera lo que vemos en Afganistán la derrota del expansionismo occidental. A través de su Instituto, Klaus indica que lo que pasa en Afganistán es el “triunfo apoteósico del Talibán y una aplastante derrota al expansionismo occidental”. Klaus, un político conservador, critica los esfuerzos que despliegan los países occidentales “por exportar las ideas universalistas occidentales sobre el ordenamiento de la sociedad a países que no están adaptados adecuadamente en lo cultural, social e incluso religioso”.

El expresidente Václav Klaus

El triunfo del Talibán es, para Klaus, cualquier cosa menos una sorpresa. Por años las cosas decantaban en ese sentido. El Gobierno Afgano no fue más que una marioneta, con un apoyo cero en el país. “Por el contrario, el alto nivel de moral entre los combatientes del Talibán confirma la auténtica fuerza de apoyo en contra de los ocupantes y el firme enraizamiento del Talibán en el país, en sus tradiciones. Ni esto debe sorprender. Afganistán regresa al régimen que responde al carácter de la sociedad local, más allá de los experimentos con la exportación de la Democracia Liberal.

Por otro lado, viendo ya dentro de la Rep. Checa, para Klaus incluso es discutible ese deseo de crear una estructura nueva para construir el Ejército Checo. Discutible por que se basa “en la lógica de tener unidades mercenarias de combate que se envían a conflictos lejanos”. Así que, al observar la derrota de Occidente en Afganistán, debemos también observar la derrota de la Política Exterior Checa. “Y deberíamos ser capaces de al menos reconocer esto”, subrayó.

Desorden, hubo tanto tiempo para la evacuación y…

Hace como cinco días, los medios estadounidenses (los más citados por la prensa checa), escribía que la caída de Kabul, ante las fuerzas del movimiento Talibán, sería en como 90 días. En realidad ocurrió en menos de 90… horas. El servidor “Deník N” comenta todo el desorden e improvisación visto en el proceso por intentar evacuar no sólo al personal diplomático checo en Afganistán, sino también al personal local y a los afganos que han ayudado, por años, a las autoridades checas.

“A mediados de julio, Deník N contactó a los ministros clave del Gobierno Checo con una pregunta clara: Estamos en contacto con los traductores afganos, quienes suplican ayudan y dicen que no tienen ningún contacto con las autoridades checos. ¿Qué hace por ellos la Rep. Checa? Andrej Babiš, Jan Hamáček e incluso Lubomír Metnar ignoraron la pregunta directa del Deník N (Metnar ofreció la respuesta a través del departamento de prensa). Ya entonces estaba claro que el movimiento Talibán avanzaba. En ese momento se vanagloriaba de asesinar a los pilotos afganos. Ya en ese momento se había producido la muerte brutal del traductor Sohail Pardis. Y ya en ese momento los radicales asesinaron a cientos de los soldados de las fuerzas especiales afganas. Soldados de élite, de los que era de esperarse que pusieran resistencia”.

Para entonces, los ministerios checos daban la respuesta: trabajamos en un programa de ayuda a los traductores de Afganistán que la valoren. El Gobierno lo aprobado el día después que el presidente Miloš Zeman habló a favor del mismo. De paso, el ministro de Defensa, Metnar, presentó una oferta al Consejo de Ministros, solo después de que el presidente lo haya aprobado. Sólo que quedó evidenciado que estaba bien enfocado. Se enfocaba primariamente por las posibilidades de dar ayuda financiera. Algo que, sencillamente, sería de utilidad cero para alguien perseguido por los talibanes.

Y se refería a los traductores que han colaborado con las fuerzas checas, pero en el último tiempo. Es decir, pasaba por alto a la serie de personas que trabajaron años para los checos, pero que en este momento ya no tienen lazos con ellos. De cualquier, forma, un grupo de nacionales que estuvieron en contacto con los extranjeros, no musulmanes, de las fuerzas de ocupación. Para el Gobierno checo, el grado de riesgo de esas personas no era grande.

Y el tema, en tiempos electorales, se mezcló incluso con el tema del momento: rechazar a los inmigrantes. Incluso el primer ministro, Andrej Babiš, ha declarado claramente que no aceptará (el país) a ni un solo inmigrante. Como la carta del temor al inmigrante (que no es el caso para la Rep. Checa) se activó, muchos de los votantes de ANO 2011 perciben el aceptar a los refugiados como algo de vida o muerte. Y recibir a cualquier refugiado no europeo, o si alguien cruza ilegalmente la frontera, lo que hará es llevar a la extinsión de la sociedad checa.

Y el problema global quedó servido. A dos meses del proceso electoral que renovará la Cámara de Diputados. La Rep. Checa y otros países occidentales están en una encrucijada: aceptar sólo a quienes cooperaron con la UE/OTAN, pero no a los migrantes. Qué trato más discriminatorio para los que esperan, con más o menos paciencia, en sus países, a ver si Occidente los ayuda. En ese contexto, Praga como que decide abandonar a los que combatieron a su lado.

Mientras que los ministros aseguraban que hacían todo a sus alcances para ayudar a los traductores y sus familias, informaciones internas ponen esa impresión en duda. Y para dar mejor idea del desorden e irresponsabilidad, indiquemos que si la operación de coordinación de la repatriación (con aviones oficiales del Ejército Checo), la tiene a su cargo el ministerio de Defensa, su titular, Lubomír Metnar, decidió irse de vacaciones. Y se las dañaron, ya que con la convocatoria a la sesión de emergencia del Consejo de Seguridad del Estado, tuvo que volver el pasado sábado. Metnar salió de viaje a la mitad de la semana anterior.

Hay un programa para el reasentamiento de afganos

La Rep. Checa ha contado en diversas ocasiones con programas para reasentar en su territorio a ciudadanos de Afganistán que han cooperado con sus instituciones. En el año 2017, antes de las últimas eleccionesgenerales, el programa fue suspendido. El entonces primer ministro, Bohuslav Sobotka, le dijo a “Deník N” que eso pasó por los hoyos de seguridad, que fue alertado por los servicios secretos. “En ese programa hubo errores y fallas en la seguridad. Lo que no entiendo es por que el Gobierno no corrigió las fallas y reactivó el programa”, añadió.

El programa fue suspendido por orden del entonces ministro del Interior, Milan Chovanec, después de un problema surgido con el hijo de uno de los traductores afganos. Al parecer, intentó violar a una enfermera del Hospital de Praga na Bulovce. Sólo que hubo un proceso legal y al final se encontró que no hubo violación. Que lo que ocurrió fue un mal entendido, por la barrera de idioma, en donde el joven afgano lo que quería es explicarle qué le dolía. Lo cierto es que aún con Sobotka como primer ministro, poco o nada se hizo para corregir los errores y reactivar el programa.

Afganistán: ¿Podrá esto beneficiar a Babiš?

Volviendo a la realidad checa, los partidos, movimientos y coaliciones deben analizar cómo sacar el mejor provecho a la situación en desarrollo. En especial el movimiento ANO 2011 que se tambalea entre varias piedras: debe dar la talla como partido más grande del Gobierno, debe buscar no molestar al votante ni quitarle apoyo a sus potenciales socios en la próxima Coalición.

La caída de Kabul fue como los JJ.OO.; transmitido en vivo y en directo, seguida por todo el mundo y se convirtió en noticia de primera plana. Afganistán sacude hasta a la escena política y se enfoca en cómo se ayuda y evacua a quienes ayudaron a los checos. Los que se la jugaron y ahora, ante los Talibán, sus vidas corren serios peligros. La opinión pública piensa ya que el desinterés del Gobierno a actuar sin demora tiene que ver con las elecciones generales de octubre.

El movimiento SPD ha hecho movidas. Su líder, Tomio Okamura dijo a “CNN Prima News” que en este momento los electores de Babiš ya no pueden creerle el cuento de rechazar a los migrantes y refugiados. “El Gobierno de Andrej Babiš y Andrej Babiš aceptan a los migrantes, apoya la migración a Europa. Y, como es ya estilo en Andrej Babiš, sólo antes de las elecciones intenta engatusar a una parte de los ciudadanos”, aseguró Okamura.

La oposición: El Gobierno actuó de forma tardada y caótica en Afganistán

Para una parte de la oposición parlamentaria, el Gobierno Checo en el tema de salvar a los colaboradores afganos ha actuado de forma tardada y caótica. Su actuación es errada y muestra falta de profesionalismo.

Vojtech Filip, presidente del Partido Comunista de Bohemia y Moravia

La agencia de prensa ČTK le tomó el pulso ayer a la opinión en el arco de la oposición. Según el presidente del Partido Comunista de Bohemia y Moravia (KSČM), Vojtěch Filip, la evacuación se va dando, con eso no tiene problemas. Lo que sí critica es la presencia checa en Afganistán: “Tras 20 innecesarios y perdidos años, de vidas humanas y de millardos perdidos llegamos a la debacle. El régimen de ocupación no logró mantenerse ni por unos cuantos meses y la situación empeora, peor que hace 20 años. Considero un error que la Rep. Checa se haya dejado involucrar en esa aventura guerrerista. Y, al haber operado allá nuestro Ejército, nosotros también somos considerados un ejército invasor, uno que debe escapar del país”.

Tomio Okamura, el líder del movimiento SPD, en contra de la migración a pesar de que tiene ascendencia directa en Japón

Tomio Okamura, jefe del SPD, estima que la evacuación de los colaboradores afganos se frena por los montones de requisitos impuestos. “La prioridad debería ser la evacuación y seguridad de los ciudadanos checos. Los colaboradores afganos fueron pagados como reyes y si son patriotas, si desean la Libertad y la Democracia para su Patria, entonces tienen que combatir contra el Talibán y no huir”.

Jana Černochová (ODS), diputada presidenta del comité para la Defensa, dijo que, sin duda, el Gobierno pudo haber actuado con más celeridad y debió  estar listo. “Los traductores pudieron estar aquí desde hace mucho tiempo. Todo este operativo de rescate, que lo vemos en los últimos días, es la manifestación de la falta de profesionalismo por parte del Gobierno y de la incapacidad de un invisible ministro de Defensa. Quien, una vez más se quedó dormido”, afirmó.

Incluso revela que ya hace más de un año, ella inició las negociaciones sobre el destino que tendrían los colaboradores afganos de los soldados checos: “El plan estaba preparado. Por lo que no entiendo qué hizo desde ese momento el ministro de Defensa Metnar para que recién ahora el Gobierno haya analizado el caso. Es vergonzoso y casa afuera da la impresión de que hemos sacrificado a nuestros colaboradores”.

Ivan Bartoš

El jefe de Los Piratas, Ivan Bartoš, exhortó al Gobierno a invertir todos los recuesos accesibles para salvar las vidas de los traductores afganos. Y hay que tener en mente que bajos situaciones similares, hay que actuar de manera acelerada, decidida y conjunta. Los Piratas apoyan la evacuación y considera una falla el haber retrasado el operativo de salvación. Decenas de personas han ayudado a los checos en Afganistán y se sabía desde hace mucho tiempo que por hacerlo ponían sus vidas en alto riesgo. Y por las informaciones que tiene, el Gobierno incluso olvidó a los que ya tienen sus contratos expirados. Para Bartoš es inmoral no ayudarlos y dejarlos en las fauces del Talibán.

“Si bien a fines de julio el Gobierno aprobó la ayuda a los colaboradores locales de nuestras unidades armadas, hasta ahora no sabemos a quién traerá a sitio seguro y a quién no. Se ve que para el Gobierno en este momento no es prioritario el ayudar a los que se juegan la vida. Sólo en los últimos días, el Gabinete se ha visto presionado a que, al menos, una parte denuestros colaboradores sean transportados físicamente a algún sitio seguro. Pero, persiste la gran interrogante pende sobre el destino del resto. De los que aún no han podido ser transportados y en este momento ni siquiera tenemos seguros que los podremos evacuar”, comentó el líder del movimiento “Alcaldes e Indepencientes” (STAN), Vít Rakušan.

Otro avión de evacuación está ya en Kabul

Según la agencia checa de prensa ČTK, que cita información no oficial, otro de los aviones militares checos para realizar la evacuación del personal y colaboradores checos aterrizó ya en el Aeropuerto de Kabul. Debería repatriar a más checos y colaboradores. Aún no se cuenta con una hora o fecha precisa de la partidad. El avió partió de Praga ayer martes por la mañana y tuvo una escala técnica en Baku (Azerbaiyán). Ahí esperó a la autorización para aterrizar en Kabul. El vuelo lo reanudó hoy martes, por la mañana.

condiciones de viaje

Es el segundo avión militar que la Rep. Checa envía a esa capital. El primero retornó el lunes por la mañana, con 46 checos y sus colaboradores, con sus familias. Lubomír Metnar, ministro checo de Defensa confirmó mediante un trino que se mantiene activo el puente aéreo Praga – Kabul. “Deseamos evacuar a la mayor cantidad de los afganos que nos ayudaron”, aseguró el ministro.

El segundo avión decoló ayer a las 11 horas desde Praga. A la tarde, Metnar confirmó que había aterrizado y esperaba en Kabul. El operativo de rescate continuará una vez que se aseguren las condiciones en el aeropuerto afgano. Hay más aviones militares checos listos para mantener ese puente. La información de la ČTK indica que en el Aeropuerto de Kabul esperan a ser evacuados los traductores y sus familias. El personal checo ya debe estar en Praga. Quien permanece en Kabul es el embajador Jiří Baloun.

De 188 solicitudes de afganos, Praga concedió 21 asilos, en 10 años

Revisando las estadísticas del ministerio checo del Interior, la Rep. Checa durante los últimos diez años ha concedido asilo a 21 personas de Afganistán. A otras 43 les confirió refugio temporal.

En total, el Estado Checo ha recibido 188 solicitudes de protección internacional entre el año 2011 y diciembre 2020. Las solicitudes fueron presentadas por hombres, mujere y niños. En la década analizada, las solicitudes de los afganos representaron el 1,5 por ciento de todos los pedidos. Al ver la concesión de asilo, el 3 por ciento correspondió a los afganos. Por otro lado, hay más de 300 afganos que tienen algún tipo de residencia en tierras checas; los que trabajan, estudian o tienen actividades comerciales.

Viendo en un arco más amplio, entre 1990 y fines del 2010, un total  de 90 000 extranjeros solicitaron protección a la Rep. Checa. De esa cantidad, 5 295 fueron de Afganistán. El año en que más solicitudes presentaron fue en el 1999: 2 313. En ese período, las autoridades checas concedieron más de 3 600 asilos (de los que, casi 300, correspondieron a refugiados afganos). En dos décadas, alrededor de  70 afganos y afganas obtuvieron la ciudadanía checa.