Inicio Opinión Ahora es el Covid pero ¿Después que pasará?

Ahora es el Covid pero ¿Después que pasará?

238
0
-Anuncio-

¿Covid? Podemos adaptarnos, pero no sabemos a dónde vamos

Uno de nuestros colegas de la redacción de nuestro diario, ayer en la manifestación del 28 de octubre ayer entrevisto a una seňora, que iba a manifestar contra las medidas gubernamentales contra el Covid-19.

La seńora en la entrevista dijo esta palabras. «Estamos en dictadura». La libretad es un bien que le ha dado Dios y hay que defnederlo.

A primera vista la palabras eran un poco exageradas, pero cuando me pare a pensar me vino esto a la mente:

Será muy dificil hablar de libertad si muchos comercios y empresas cierran. Peor aún, el estado ha pedido prestados miles de millones y necesitará más. Podrá el país recuperarse. Es decir, en el caso de que se endeude. Estamos en otoño y el invierno esta por delante. Lo que hace que la situación se vea más fea. Si a esto le sumamos que algunas personas no creen en los riesgos del coronavirus y por eso no quieren respetar las medidas, mientras otras se sienten solas por el aislamiento. Entre tanta incertidumbre es legitimo que nazca la preocupación de si sabemos realmente qué va apasar en el futuro.

Los estudiantes, Están callados


¿Recuerdan cuando un 17 de noviembre, los adultos mayores, lidiaron con los estudiantes que manifestaban contra el regimen comunista y los condenaban porque supuestamente no entienden el mundo?

Bueno aquellos jovenes con sus protestas cambiaron ese mundo que no entendían. Aprendieron a vivir en una nueva sociedad. Auellos jovenes decidieron elegir a sus líderes, y aprendieron a pensar en un futuro mejor. Si los estudiantes de Chequia del aňo 89 estaban indignados con el regimen, tenían que salir a las calles sin temor paraimponer su visión del futuro. Ahora tenemos un enemigo invisible estmos indignados pero igual nos obliga a tenerle miedo a quedarnos en casa paraciera que estamos en un «callejón sin salida». .

La sociedad esta experimentamos en una nueva historia que es una combinación de pánico, manipulación, indecisión, de malos liderazgos políticos, por eso nos sentimos perdidos a la hora de enfrentarnos al coronavirus.

Tenemos miedo de admitir que el mundo es un lugar que no entendemos y ciertamente no controlamos. Además, nos hemos dado cuenta de que deberían existir reglamentos legales que estipulen el derecho a la felicidad y la libertad. Que ahora parecierá que las estamos perdiendo. El mundo no es un lugar seguro ni tranquilo y, contrariamente a las promesas de la publicidad, no da nada gratis. De hecho ni la felicidad ni la libertad son gratis.

Los jovenes podrían volver a las calles como aquel 17 de noviembre pero no podran derrocar a las pandemias como lo hicieron con los comunistas.

No podemos rendirnos

Seamos realistas, no sabemos qué está pasando. Experimentamos en la historia humana una combinación de pánico, manipulación, indecisión, y malos liderazgos políticos. Nos encontrarnos con un mundo desconocido. Debemos separar la inevitabilidad de los eventos que no podemos controlar de nuestros propios errores. No es un problema que no podamos controlar el curso de la sociedad.

Lamentablemente, no podemos dirigir una empresa como por ejemplo un restaurante en un lugar vacio y sin gente porque estan confinados en sus casas. Si perdemos esos comercios podremos afirmar que la esencia de la democracia se va a perder por la incapacidad de ponernos de acuerdo sobre nuestra prioridades como sociedad.

Hablamos del coronavirus pero no estamos analizando sus efectos posteiores, pues debemos acostumbranos a la realidad que desde ahora siempre vamos a estar bajo la amenaza de algún virus, pero podremos vivir con tantas reistrinciones permanentemete o los estados deberán cambiar completamente su política de seguridad social.

EL Covid nos permitió desarrollar una cualidad la: adaptabilidad.

¿Absolución? Durante los últimos seis meses, a muchas personas se le ha muerto algun familiar cercano por el Covid-19. Parae esas familias la vida no volverá a ser como era. En tal situación, se darán cuenta de que lo único en lo que realmente pueden influir como seres humanos es con la aptitud que asuman frente a la vida y su entorno. Pero ese entorno en el que podrían refugiarse para esconder el dolor está cerrado o limitado, entonces es cuando realmente notaremos que estamos aislados. Y nos tenemos que adaptar, bajo dos pregunta no hecha por el sufrimiento. ?Ahora puedo ser feliz? y? tengo libertad?. Pero entendermos nuestro aislamiento, cuando por el dolor de la perdida de un ser querido no puedamos sentarnos con alguíen en un simple café para desahogrnos.

QUIENES QUEREMOS SER


Si no queremos parecer villanos incompetentes ante las próximas generaciónes, debemos preguntarnos de qué estamos hablando. Pero no nos podemos preguntar eso en veinte años, sino ahora. No para pintar visiones de lo que es necesario, sino para decidir qué hacer aen este momento. Y lo que definitivamente no haremos. Salgamos del modo de gestión de la crisis y comencemos a vivir. De esa forma descubriermos rápidamente lo que necesitamos para enfrentar el futuro. Estaremos limitados por la naturaleza, si quieren pueden llamrlo destino. Pero seremos nosotros los que redefiniremos nuestras vidas.

El Covid nos ha permitido desarrollar una cualidad para algunoss criticable para otros necesaría: La adaptabilidad. Nos adaptamos a el virus. No estoy hablando de los médicos, ese es su trabajo. Me refiero a la sociedad y a la gente que no tiene por qué hacerlo. Me refiero al carácter humano. Lo que seremos y cómo viviremos después no se decidirá cuando termine la pandemia. Si esperamos tanto tiempo podría ser demasiado tarde. Si vuelve a pasar algo igual simplemente volveremos a adaptandonos nuevamente. Pero la precupación que genera esta cualidad de adptarse, es que el ser humano se acostumbra a ello. Partiendo de esta primicia que pasará si nos adaptamos también a aquellos gobernantes o lideres políticos que no son deseables por la población.

Deberiams pensar en las palabras de la seňora de la entrevista, pues el populismo, las izquierdas y las derechas radicales amenazan día a día con violentar nuestra forma de vida.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Acepto la política de privacidad *

Debes aceptar las Políticas de Privacidad para poder comentar.