Inicio Noticias ANO 2011 pierde no sólo gobernadores

ANO 2011 pierde no sólo gobernadores

248
0
-Anuncio-

Praga (Gaceta Económica) – A como un año de las elecciones generales y a más de dos semanas de las elecciones que renovaron los gobiernos en 13 de las 14 Autonomías de la Rep. Checa, el jefe del movimiento ANO 2011, el primer ministro Andrej Babiš no tiene la felicidad en sus manos, pese a que ganó en 10 Autonomías. Aún con ese triunfo ya es más que seguro que ese movimiento perderá a cinco gobernadores autonómicos. De los que tenía hasta el momento. Por el momento tiene palabreados tres. Es decir, la misma cantidad que los menos exitosos ODS o STAN. Y, ahí en donde no logró conseguir el puesto de gobernador autonómico pasará a la oposición. Cosa que no le sucede ni a ODS ni a STAN. Las negociaciones están ya cerradas den 11 de las 13 Autonomías.

Esto sucede en momentos en que toda la Rep. Checa se hunde en la II Ola de la covid-19. En la proporción de nuevos casos de contagio por cada 100 mil habitantes, este país muestra el peor número a nivel mundial. Y según el modelo electoral que presentó el domingo anterior la agencia “Kantar”, mostró el debilitamiento en el apoyo de los votantes al movimiento ANO 2011. Al tiempo que sus competidores van al alza.

«Kantar»: ANO 2011 pierde apoyo electoral y potencial para armar coaliciones

Según “Kantar”, en este momento el 24,5 por ciento del electorado preferiría al movimiento ANO 2011, lo que implica haber perdido 3 puntos porcentuales con respecto al modelo electoral anterior, de agosto y es el peor resultado para este movimiento desde las elecciones de octubre del 2017. De hecho, son 5 puntos porcentuales menos de lo que en realidad recibió en las urnas en ese año. Por el contrario, los segundos, Los Piratas recibirían hoy el 19 por ciento de los votos mientras que STAN, que quedó de cuarto con 9,5 por ciento, alcanzan sus máximos históricos. No olvidemos que Piratas y STAN están muy avanzados en sus conversaciones para crear una coalición cara a las elecciones generales del 2021. Sienten la oportunidad de retar a Babiš.

El tercer puesto, según “Kantar”, sería para el Partido Cívico Democrático (ODS), que recibiría 13,5 por ciento de los votos. Han perdido punto y medio con respecto a agosto pero ganado dos con respecto a lo que obtuvieron en el 2017, en las urnas. El cuadro de posiciones muestra que Babiš podrá sufrir en un año lo mismo que ahora con las autonómicas: podrá ganar, pero no tendrá potencial para armar coalición. Menos si los socialdemócratas y comunistas hacen un mal papel. Es que todos los que se le oponen están al alza: KDU-ČSL y el TOP 09 también.

Los democristianos, según “Kantar”, recibirían hoy 6,0 por ciento de los votos. Dos puntos porcentuales más que en agosto y sin mejorías frente a lo que recibieron en las urnas en el 2017. Los topistas tendrían 5,5, medio punto porcentual más e igual sin cambios frente al 2017. El cuarto puesto sería para el movimiento SPD, de Tomio Okamura, con 9,5 por ciento. No gana nada desde agosto e incluso pierde 2,5 puntos frente a las elecciones del 2017.

Andrej Babis caricatura
Andrej Babiš, millardario primer ministro a quien la Comisión Europea le ha puesto su lupa encima, luego de que Transparencia Internacional le denunciara que sospecha se encuentra en conflicto de intereses

Lo peor es lo que les sucede a los socialdemócratas y a los comunistas. Los resultados de “Kantar” no pueden ser más decepcionantes para partidos que han estado por muchos años entre los tres más fuertes del país. Hoy, el KSČM sacaría apenas el 4,5 por ciento de los votos y el ČSSD el 4,0 por ciento. El primero se estanca en las preferencias y pierde 3,5 puntos porcentuales frente a sus resultado del 2017 mientras que el segundo pierde 1,5 puntos y 3,5 respectivamente. Ojo, sería la primera ocasión en que ninguno de los dos llegue a ingresar a la Cámara de Diputados.

Las elecciones generales atraen a más votantes que la elección autonómica

Como señala el diario “Gaceta Económica”, hay que tomar en consideración que una cosa son las elecciones autonómicas y otra las generales para renovar la Cámara Baja. Por lo general en la segunda elección participa como 20 puntos porcentuales más del electorado que en las autonómicas. Pero, sin duda, lanza una mala señal a Babiš: pierde socios para poder hacer coalición y no le queda otra que aislarse en la oposición.

Ya lo dice el gobernador autonómico en funciones en Karlovy Vary, Petr Kubis (ANO 2011): “Seguimos en un punto muerto. Estamos abiertos a todos, pero, Los Piratas, STAN y una parte de Volby pro kraj han creado un monolito que no desea estar con nosotros. Nadie tiene mayoría y seguimos negociando”. En la Autonomía de Karlovy Vary y en la de Pilsen es en donde todavía se mantienen las negociaciones. Y eso que en la primera, el movimiento ANO 2011 ganó ampliamente, con casi el 25 por ciento de los votos. En segundo puesto quedó la coalición STAN-TOP 09 que no sacó ni 15 por ciento. Sólo que no logra atraer a más socios.

La situación de ANO 2011 es aún más complicada en la Autonomía de Pilsen, en donde ganó, con un 1 punto más que ODS, que quedó de segundo con el apoyo de TOP 09 y STAN. Aquí ya casi es seguro que no podrá reclamar el puesto de gobernador autonómico, pero, al menos se quedará en la coalición gobernante, con algún cargo. Sólo que con mucha fuerza avanzan las conversaciones entre ODS, STAN y Piratas. Todos rechazan a ANO 2011 y lograrían armar una cómoda mayoría.

Sólo que los anistas, resalta “Gaceta Popular”, insisten ante ODS para estar juntos, a cambio de darles el puesto de gobernador. Una estrategia similar usó ANO 2011 en la Autonomía de Pardubice, pero no funcionó y a pesar de que ganaron, con diferencia de 5 puntos por encima del que quedó en segundo puesto, pasaron a la oposición. Algo igual sufrieron en la Autonomía de Olomouc, donde, a pesar de ganarles a Piratas y Stan, con más de 7 puntos, quedan en la oposición.

La imagen inserta muestra los resultados de una elección general si hubiera sido el pasado fin de semana. La primera columna ofrece la diferencia frente al modelo electoral de agosto 2020 y la segunda la diferencia con el resultado que cada partido obtuvo en las elecciones generales del 2017.