20.9 C
Prague
viernes, abril 12, 2024
spot_img

Fundación de la Ciudad Nueva de Praga

La Grandeza de Carlos IV se puede disfrutar por toda Praga, no solo con el puente de Carlos, ya que también lo podemos ver con la Fundación de la Ciudad Nueva de Praga. En un día como hoy, pero en 1348, el emperador Carlos IV marcó un hito en la historia al fundar la Ciudad Nueva (Nové Město) de Praga. Un acontecimiento que sigue resonando en la majestuosa capital checa hasta nuestros días.

La Ciudad Nueva de Praga, situada en la margen derecha del río Vltava, es un tesoro arquitectónico que abarca desde la Plaza de Wenceslao hasta Holešovice. Incluyendo áreas como la Plaza de Carlos y la Plaza Náměstí Republiky. Este distrito, que engloba partes de Praga 1, Praga 2 y una fracción de Praga 8, rebosa de historia y cultura.

El Legado de Carlos IV: Desarrollo y Visión

Carlos IV, al acceder al trono, se propuso expandir y embellecer la capital checa. Su visión incluía la construcción de 5.000 casas nuevas y la creación de importantes edificaciones y magníficas iglesias. Esta promesa de desarrollo atrajo a nuevos habitantes y convirtió a Praga en una de las ciudades más grandes y pobladas de Europa.

El Auge de la Ciudad Nueva

En solo cuatro años, surgieron alrededor de 600 nuevas edificaciones, desde majestuosas residencias de mercaderes hasta modestas viviendas de artesanos. Las murallas que rodeaban la Ciudad Nueva, construidas en un tiempo récord de dos años, simbolizaban su rápido crecimiento y expansión.

Plazas y Mercados Emblemáticos

La Ciudad Nueva alberga icónicas plazas como la Plaza de Karlovo y la Plaza de Wenceslao, testigos del bullicio y la vida urbana durante siglos. Antiguos mercados, como el Mercado de Ganado y el Mercado de Heno, se han transformado en animados espacios como la Plaza de Carlos y la Plaza Senovážné, aún hoy en día centros neurálgicos de la metrópolis.

Iglesias: El Corazón Espiritual de la Ciudad

El diseño urbano de Carlos IV también incluyó la fundación de seis iglesias que forman una cruz cristiana imaginaria. Desde la majestuosa Iglesia de San Apollinaire hasta la venerada Basílica de San Pedro y San Pablo en Vyšehrad, estas iglesias son testigos de la profunda influencia religiosa en la vida y la historia de la Ciudad Nueva.

En resumen, la Ciudad Nueva de Praga, fundada por el emperador Carlos IV en 1348, es mucho más que un simple distrito. Es un legado de grandeza medieval y un recordatorio eterno del ingenio y la visión de uno de los monarcas más influyentes de la historia checa. Ya que la fundación de la Ciudad Nueva de Praga trajo consigo un gran desarrollo. Conoce los sitios más bonitos de Praga.

Related Articles

Stay Connected

0SeguidoresSeguir
0SuscriptoresSuscribirte
- Advertisement -spot_img

Latest Articles