Inicio Economía La mitad de las empresas debió limitar sus actividades

La mitad de las empresas debió limitar sus actividades

137
0
-Anuncio-

Praga (Patria Online) – La actual situación pandémica ha provocado que dos terceras partes de las empresas checas sufrieran la caída en la demanda de sus productos o servicios; con frecuencia la caída fue en decenas de puntos porcentuales. La mitad de las compañías debió limitar sus actividades; es lo que se desprenden del “Índice de Expectativas de las Empresas” que preparó el Banco Comercial Checoslovaco (ČSOB). Añade que para superar esta coyuntura, las empresas se ayudan de la digitalización, creando reservas y con programas de apoyo.

ČSOB precisa que el sondeo lo realizó aún antes de que arreciara la II Ola de la pandemia del nuevo coronavirus. Petr Manda, director ejecutvivo de la Banca Empresarial del ČSOB apunta: “Las PYMEs enfrentan una situación desconocida hasta ahora, vinculada a la pandemia, las medidas y la inseguridad que las dos desprenden. El resultado es el marcado empeoramiento del humor o sentimiento, motivado, sin duda alguna, con las malas experiencias de los meses anteriores y que se profundiza aún más la caída económica

El sentimiento empresarial medido por el Índice citado alcanzó su menor valor histórico: -39,4 puntos. La pérdida de demanda provoca la limitación de las inversiones. Y éstas son importante para la previsión a futuro de la economía checa. Hay, en la práctica, recortes en los planes de desarrollo. Martin Kupka, economista principal del ČSOB acota: “Ya el año pasado se había debilitado el optimismo de las empresas, debido al ritmo que iba presentando la economía. La pandemia y las dos olas del estado de emergencia sólo empeoró la situación”.

Más del 40 por ciento de las empresas espera la caída en la demanda. En el segmento de los servicios, así como el de alojamiento, alimentación y cultura. Por el contrario, el 15 por ciento de las empresas supone que tendrán más demanda. Esto pasa principalmente en las compañías que operan en los segmentos de construcción y la industria procesadora. Comenta Manda.

El 62% de las empresas recortará las inversiones

El informe del ČSOB señala que el 62 por ciento de las empresas prevé que recortará sus inversiones. Otro 20 por ciento considera todo lo contrario; las aumentará. Por otro lado, la pandemia provocó que se limiten las actividades o la oferta de actividades comerciales. “El 61 por ciento de las empresas encuestadas desea mantener la variedad de servicios como está y casi el 12 por ciento la quiere ampliar”.

Para poder enfrentar la crisis actual, lo que más ayuda es la implementación de la digitalización. Los negocios en línea, una solución desarrollada por el 37 por ciento de los encuestados. Muy en especial en el rubro comercial y de las tecnologías de la información. “Casi 7 de cada diez empresas reconoce que crea reservas financieras ylas que tienen les alcanzan como para un promedio de siete meses de funcionamiento”.

La mitad de los entrevistados aprovechó alguna de las formas de apoyo o de incentivos. De ellas, una cuarta parte aprovechó el aplazamiento del pago de las alícuotas en créditos. Casi un 20 por ciento se sumó a los programas de garantía y el 13 por ciento, con ayuda de los bancos, utilizó los apoyos de los programas COVID.

ČSOB indica que es positivo que dos terceras partes de las empresas suponen que hasta fin de año o preservará, más o menos, su actual plantilla laboral y una décima parte incluso calcula que la incrementará. Esto evidencia el deseo de no perder trabajadores en momentos que, después de tanto palo, empieza a aparecer un poco de luz al final del túnel. Esa luz se ve en la forma de las vacunas y los planes para vacunar a cargo del seguro público.

“Suponemos que la reactivación de la economía continuará el año que viene. Especialmente en la segundamitad del 2021”, acotó Kupka. Mientras que Manda añade: “Sin embargo, es necesario contar con todos los modelos posibles. Que podremos estar mejor, aunque también peor”. El banco informa que hasta fines de octubre pasado, había aplazado 2 500 pagos de alícuotas de créditos a empresas y hombres de negocio. Todo a través de los programas COVID II, PRAHA III a Plus, por 7,4 millardos de coronas.

“Aún ahora actuamos de manera comprensible con las empresas en caso de que tengan problemas con sus compromisos. Lo hacemos de manera individual. Desde noviembre registramos decenas de casos en los que nuestros clientes no fueron capaces de renovar el pago de sus créditos tras terminar la moratoria de los pagos”, aseguró Manda.