Inicio Ocio Y Cultura Tía Eulalia Tia Eulalia. Tradición y rituales que se pierden por el virus

Tia Eulalia. Tradición y rituales que se pierden por el virus

375
0
Tía Eulalia
Vista de la República Checa por un moravo convertido en el ojo crítico de la Tía Eulalia.
-Anuncio-

-Hola Tia querida gusto de verte

-Si sobrinito, gracias por venir a mi casa. Acomodate que ya traigo el champagne y prepare unas empanadas de choclo barbaras.

-Muy bien Tía. ¿Y que chimentos tenes esta vez?

-Tuve una reunión con mis amigas en la casa de Mariana y hablamos muchos sobre como se van perdiendo los actos tradicionales no sólo aquí en Praga sino en todo el mundo.

-Interesante. Creo que con la pandemia del Virus se perderan muchas actividades tradicionales.

-Así es sobrino. Inés me dijo que este año no  se festejará San Martin con la gran comilona de los gansos. Los granjeros tienen los gansos pero predicen que venderan muy pocos porque familiares  y amigos no pueden reunirse.

-Y si, esto es muy tradicional hasta yo suelo  comer ganso en noviembre.

-Irene que es del sur de Moravia me comentó que los jovenes ya casi no usan los trajes tradicionales, con esas lindas botas de cana alta y los sombreros emplumados. Ya no tocan el acordeón sino que están todo el día con el móvil en la mano. Y también bailaban en el Sokol con alegría. ¿Tú eras miembro del Sokol no?

-Si Tía y bailaba con el sombrerito y las botas de cana alta.

-Zdenka mencionó que las películas de los años 40 y 50 mostraban a los checos cultos, bien vestidos, y les gustaba bailar. Y también producían peliculas con princesas, reyes, caballeros montados en hermosos caballos. Ahora en cambio las peliculas  muestran a los checos como si fueran pobres y que viven en el campo. 

-Eso es serio Tía porque no enseña la realidad. Los checos en el centro de Praga se los ve bien vestidos, manejan Mercedes Benz o BMW. Y sus mujeres se visten a la moda.

-Sobrinito y debido al virus este año las iglesias estarán cerradas y no se festejará la Navidad y el Niñito Jesús de Praga estará solito en su altar. Y el fin de año será triste. Sin la multitud en el Puente de Carlos celebrando con cerveza y «sekt». Y también mis amigas no bailarán este año en la Ópera,  en los palacios los fines de semanas, bien vestidas para estos bailes de gala, por el virus.

-Tenés razón Tía de todas maneras creo que Jesús, María y José y el padre Dios, y también Allah, Sai Baba, Zeus nos han abandonado. No hacen nada para parar el virus que nos agota y mata. Y el Baron Samedi Principe de las Tinieblas sonríe y festeja tantas muertes. 

-Pero sobrino te cuento algo lindo. El amigo argentino Ricardo Martin hace unos días lo operaron del corazón aquí en Praga. ¿Y sabés qué?

-No, no se Tía.

-La operación duró 15 horas y fue muy exitosa. Hablé con él y estaba contentísimo. Así que ves hay cirujanos excelentes en este lindo país pero nadie habla de ellos… Y salud sobrino brindemos por dos cosas: que el virus desaparezca y por la salud del amigo Ricardo.

-Salud Tía, y Señor Baron Samedi pare las muertes y amigo Ricardo, ¡¡¡deseo que tu corazón funcione por largo rato!!!

toda praga