Inicio Noticias El Estado debería apoyar a los niños con alguna minusvalía, es mejor

El Estado debería apoyar a los niños con alguna minusvalía, es mejor

244
0
-Anuncio-

Praga (denik.cz) – En la Rep. Checa hay alrededor de 189 mil niños que padecen de algún tipo de minusvalía. Tienen problemas con el aprendizaje o con el comportamiento. No cuenta con el respaldo familiar o proceden de hogares donde no se habla checo. En su ayuda está la “Estrategia de la Política de Educación 2030+”, que pretende crear las oportunidades para que esos niños sepan lo que es el éxito en su educación, sin importar cual sea su base socioeconómica o familiar, ni su estado de salud.

Hay niños que no pueden pasar más de diez minutos concentrados en sus clases; luego se levantan y se ponen a caminar. Niños que sacan malas notas. Niños de familias grandes, con hasta cinco hermanos, sin computador. Niños de padres extranjeros, que no entienden lo que desean de ellos sus profesores checos. Para enfrentar sus casos es necesario tener no sólo pedagogos capaces, sino también asistentes, que varias instituciones trabajen de manera coincidente para enfocar sus ayudas.

La “Inspectoría Escolar Checa”, en uno de sus informes, de octubre pasado, señala que en las escuelas que fueron analizadas, “la cantidad de estudiantes desventajados corresponde del 15 al 20 por ciento”. Además, “reducir la desigualdad es, al mismo tiempo, una condición para conseguir que esos niños alcancen a conseguir una adaptación sin problemas en el mercado laboral”. En ayuda de esos niños está la enmienda “inclusiva”, que entró en vigencia en este mes. Y que debe ofrecer ayuda pedagógica a todos los estudiantes que necesiten apoyo inmediato (para mejorar las calificaciones semestrales, para aprender operaciones matemáticas, para ponerse al día en el material de estudio por haber pasado mucho tiempo enfermo, etc.).

Sondeo en Praga

Un sondeo que realizó el “Instituto Praguense de Innovación” (PII) junto a INESAN, organización de investigación, logró ofrecer una vista detallada a la situación de esos niños en la capital checa.

Indican que casi la mitad de las escuelas básicas praguenses y apenas una décimas de las maternales y medias tiene experiencia con trabajar con niños en desventaja socioeconómica. Jan Hurych, analista y coautor del análisis de PII, comenta: “Los que se integran con más problemas a los colectivos escolares son los niños con problemas de comportamiento”. Aclara que aunque las direcciones de las escuelas perciben la inclusión como algo exitoso, no ven bien la carga administrativa. El 80 por ciento de las escuelas desearían simplificar los procedimientos.

Sienten que les falta apoyo suficiente de los profesores, que no hay una oferta adecuada (en amplitud y acceso) de cursos. Hay problemas en poder tener asistentes y profesionales calificados para que operen en los centros de asesoramiento escolar. Personal que debería estar a disposición para entrar a trabajar de inmediato.

Aprender checo

Un hallazgo interesante de PII está en el área de la integración de los alumnos que tienen un idioma materno diferente al checo. En Praga se educa el 36 por ciento de todos los hijos de extranjeros. Un 90 por ciento de las escuelas maternales, básicas y medias tienen experiencia con esto. En la mayoría de los casos, la experiencia es positiva. En el año escolar pasado, más de 26 mil extranjeros acudió a una escuela básica en la Rep. Checa.

La cantidad de esos niños ha crecido en 45 por ciento en los últimos 7 años. Kristýna Titěrová, directora de la sociedad META, indica: “Casi 20 a 25,7 mil estudiantes necesitarían apoyo con el idioma checo. De eso, 1 800 niños deberían tener clases intensivas”.

¿Qué dice el bando válido desde el 1ero de enero?

El ministerio de Educación asegura que el bando que rige desde este mes basca hacer más efectivo para la intervención pedagógica. Algo que permite tener una reacción rápida según sean las necesidades en la formación de cada estudiantes. Además, debe traer una disminución en la carga burocrática.

Modifica la posibilidad de la intervención pedagógica de tal forma que todos los alumnos que necesiten de apoyo inmediato por parte de la escuela, lo tengan de manera igual por que es una medida de ayuda. Además, ni siquiera necesitarán ser clientes actuales de la instalación de asesoría escolar. La intervención pedagógica será remunerada desde las partidas llamadas “no exigibles” (partidas de pagos facultativos, donde el empleador no decide el pago).