Inicio Ocio Y Cultura Cultura Nunca habrías imaginado esto sobre Svatý Mikuláš

Nunca habrías imaginado esto sobre Svatý Mikuláš

164
0
Svatý Mikuláš
Retablo de Svatý Mikuláš como Obispo.
-Anuncio-

Mañana 5 de diciembre empieza una fiesta muy especial de la que nunca habrías imaginado esto sobre Svatý Mikuláš y el Rey Carlos IV.

Bien es sabido que Svatý Mikuláš es conocido entre otras cosas por su actitud positiva hacia los niños, tal y como se manifiesta en las celebraciones en su honor en la República Checa. No hay que olvidar que de hecho es el patrón de los niños. Pero también es el patrón de peregrinos, barqueros, pescadores, abogados y de las mujeres ligeras. Cuyo culto se extendió por los países eslavos desde el siglo VIII y que al mismo Carlos IV atrapó en sus múltiples inquietudes.  

¿Quién eras San Nicolás?

Svatý Mikuláš  o San Nicolás de Myra vivió a finales del siglo III y IV llegando a ser obispo en la actual Turquía. Cuyo padre según algunos escritos se dedicaba al comercio de pescado y probablemente era bastante rico. Pero Nicolás, tras la muerte de su padre repartió toda la herencia a los pobres y se embarcó en una carrera espiritual.

Las leyendas nos han dejado muchos detalles de él, como la que afirma que le dio a un noble pobre una bolsa de oro para que pudiera pagar sus deudas y sus hijas no terminaran en un burdel.

Pero además también se le atribuyen varios milagros, sobre el que destaca, el que tras su muerte, el cuerpo en la ciudad de Bari empezó a sudar aceite medicinal.

San Nicolás y Carlos IV

En el año 1230 cuando era rey del los checos Wenceslao I, este recibió una botella con un dedo en aceite de San Nicolás. Reliquia regalada al rey por un monasterio austríaco. Y la hermana del rey, Agnes que acababa de fundar un convento de clarisas, recibió la reliquia.

Según el sacerdote católico y cronista Beneš Krabice de Weitmile, Carlos IV estaba profundamente atraído por esta Reliquia. Dejando escritos donde constata, que el Rey Carlos IV en su visita al Monasterio de Santa Inés, cautivado por la reliquia, le preguntó a la abadesa si podía cortarle un poco. Y aunque la madre superiora no lo permitió, el emperador en un momento de descuido de la abadesa, sacó un cuchillo y cortó en secreto un pedazo del dedo de Svatý Mikuláš.

Del que posteriormente, sangre del santo, comenzó a fluir de la reliquia. Y el emperador Carlos IV asustado dejó todo el dedo donde estaba. Después con el tiempo, el emperador pidió al monasterio que donara las reliquias al tesoro de la catedral de San Vito.

Nunca habrías imaginado esto sobre Svatý Mikuláš, y seguro mañana en las celebraciones de esta fiesta lo recordaras.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Acepto la política de privacidad *

Debes aceptar las Políticas de Privacidad para poder comentar.