Inicio Noticias Políticas Rusia es una amenaza para los checos

Rusia es una amenaza para los checos

49
0
Tensión en aumento: Rusia responde y Chequia avisa.
Las relaciones de la Rapública Checa se alejan de Rusia con acuaciones directas.

Casi el 45 por ciento de los checos y checas mayores de 15 años considera a la Federación Rusa una amenaza para la seguridad de la Rep. Checa. Es lo que se desprende del sondeo realizado por el Centro para la Investigación de la Opinión Pública (CVVM, agencia demoscópica de la Academia de Ciencias Checa). El sondeo fue sobre los temores y los riesgos de seguridad que penden sobre la Rep. Checa. Desde noviembre del 2018, cuando se hizo la medición por última vez, se trata, en el caso de la Federación Rusa, de un incremente bastante marcado.

En el año 2018, apenas el 18 por ciento de la población calificó a Rusia como una amenaza de seguridad para los checos. Desde entonces hasta ahora, la proporción se ha más que duplicado. Llegando al 37,7 por ciento. Según CVVM, el motivo descansa, fundamentalmente, en el caso de las explosiones en Vrbětice. Durante la primavera pasada, el Gobierno señaló que las explosiones en el depósito de municiones en Vrbětice na Zlínsku, fueron producto del trabajo de agentes del espionaje militar ruso GRU. Las explosiones ocurrieron en el año 2014 y provocaron la muerte de dos personas.

El temor ante Rusia en su punto más alto

CVVM alerta que la proporción de los que ven en Rusia una amenaza para los checos se encuentra en su punto más alto dentro de todo el tiempo en que se realiza el sondeo. “Frente a la última medición, de noviembre del 2018, el valor subió en 20 puntos porcentuales. En el grupo de los que consideran a Rusia como una amenaza de seguridad para la Rep. Checa. Es la mayor proporción en todo el período del sondeo. Por lo que podemos suponer que esa marcada subida está vinculada con la declaración de este año. De que el espionaje militar ruso GRU está detrás del ataque al depósito de municiones en Vrbětice, de octubre 2014”, se lee en el informe.

Viendo en mayor perspectiva, las cifras de CVVM  muestran que la mala luz sobre Rusia empezó desde que se produjo el problema en Crimea. Es decir el proceso de referendo, separación e ingreso de esa península a la Federación Rusa. Considerado por Ucrania y la Unión Europea como una ocupación y anexión de un territorio soberano. Todo en la zona este de Ucrania, en conflicto con sus regiones separatistas.

La actual actitud de temor hacia Rusia como amenaza para los checos varía considerablemente entre los distintos grupos de población. Las personas de mediana edad, en particular, ven a Rusia como una amenaza. “En el cado de Rusia, hemos visto diferencias en las posiciones según sean las edades. Ahí, la proporción de jóvenes de hasta 29 años que consideran a Rusia una amenaza de seguridad es comparable con el promedio de la población”, escriben los investigadores.

Este no es el caso de personas entre 30 y 50 años. Entre ellos se encuentran la mayoría de los que identificaron a Rusia como una amenaza para la República Checa. “En el caso de las personas de treinta y cuarenta años, en cambio, es significativamente mayor (47 por ciento de 30 a 39 años, 43 por ciento de 40 a 49 años). La proporción de los que le temen disminuye paulatinamente con la edad (37 por ciento de 50-59 años, 32 por ciento de 60-69 años, 27 por ciento de los mayores de 70) le tienen miedo”, agrega el informe de CVVM.

Rusia no es la única amenaza, también lo es China

Los investigadores señalan que están siguiendo una tendencia similar en el caso de China. Potencia asiática que fue identificada como una amenaza por el 17 por ciento de las personas. “Los jóvenes menores de 29 años no difieren del promedio de la población. Las personas de entre treinta y cuarenta años están más preocupadas por este país. Pero a diferencia de Rusia, estamos viendo una disminución significativa de las personas en sus cincuenta”, describe la investigación relación con China.

Agreguemos que Estados Unidos ocupó el siguiente lugar con un 10 por ciento. Según casi una cuarta parte de las personas, ningún Estado representa una amenaza para la seguridad de la República Checa. Aproximadamente una quinta parte de las personas dijeron que no sabían qué responder.

La investigación de CVVM también preguntó sobre otras posibles amenazas para el país. Según los sociólogos, aproximadamente la mitad de las personas (53 por ciento) considera que los terroristas son una gran amenaza para la seguridad. La mitad de la población ha identificado al crimen organizado internacional como una gran amenaza. Y la gente ve a los refugiados de otros países de manera similar. Aproximadamente uno de cada cuatro encuestados afirmó que percibía los movimientos religiosos radicales como una amenaza.

Por el contrario, una gran parte de la población se muestra optimista sobre su futuro y el futuro de sus seres queridos. Hay un 75 por ciento de esas personas. “La gente también es optimista sobre el futuro de la sociedad checa (62 por ciento). Menos de la mitad (45 porciento) son optimistas sobre el futuro de Europa”, añade la investigación.