Inicio Sanitarias Covid 19 2020: Un adorado tormento llamado corona virus

2020: Un adorado tormento llamado corona virus

366
0
-Anuncio-

Praga – El mundo se ha paralizado por una pandemia. Hace un año, la mayoría de estos términos no nos decían nada: número reproductivo R, encierro, coronavirus, cuarentena domiciliaria, aislamiento social, PSA … Hoy, a finales de 2020, forman parte de nuestros diccionarios. Por supuesto, también nos ponemos mascarillas. El año trajo la pandemia del covidu-19, con la que vivimos desde hace meses y viviremos todavía.

Según la versión oficial, la infección por coronavirus comenzó a extenderse a fines de 2019 en la ciudad china de Wuhan en la provincia de Hubei. Las autoridades informaron sobre una “neumonía grave de origen desconocido”. La búsqueda de su origen los llevó al mercado de Huanan, donde se venden pescados, mariscos y animales de granja y salvajes. Fue allí donde el virus del coronavirus SARS-CoV-2 se transmitió de un animal, probablemente un murciélago, a un humano.

Viendo a la Rep. Checa, en cuanto a la epidemia, enero y febrero fueron relativamente tranquilos. El estado incluso proporcionó ayuda humanitaria a China, enviando varias toneladas de equipo de protección como regalo, aunque el primer ministro Andrej Babiš inicialmente rechazó una medida similar. Sin embargo, a fines de enero, el diputado y médico del ODS, Bohuslav Svoboda, exigió que se discutiera una propuesta que ordenaba al gobierno tomar las medidas necesarias.

La gran mayoría de los diputados de ANO 2011, ČSSD y KSČM se abstuvieron y la propuesta de Svoboda no fue aprobada. El entonces ministro de Sanidad, Adam Vojtěch, lo justificó todo diciendo que el Estado actuaba de acuerdo con las directrices de la OMS y la UE. Y que no había endurecimiento de medidas en la Unión. La infección se confirmó oficialmente en territorio checo el 1 de marzo. Hubo tres casos. Otros siguieron. Su origen fue importado, desde el norte de Italia, de las zonas de vacaciones, donde había un peligroso nivel de contagio. Un sitio a donde los checos habían ido a esquiar.

El estado tomó las primeras medidas contra la epidemia el 3 de marzo.

A medida que la epidemia se extendió rápidamente, todo cambió. Ya el 10 de marzo, el Gobierno anunció el cierre de escuelas. Le siguieron nuevas medidas, una tras otra.

El 12 de marzo a las 2 de la tarde se declaró el estado de emergencia con una serie de restricciones para ciudadanos y empresas. El 14 de marzo se cerraron las instalaciones de los restaurante, bares, cervecerías y casi todos los demás establecimientos. A la medianoche del 15 al 16 de marzo, la República Checa cerró sus fronteras estatales. El Estado pronto declaró una obligación para todos los ciudadanos, que les ordenó cubrirse con una mascarilla la boca y la nariz fuera de su lugar de residencia. Podían usar también una bufanda u otra manta.

En ese momento quedó evidenciado que el país no tiene suficientes implementos de protección. La gente empezó a coser mascarillas caseras, en grandes cantidades.

Resultó que, como en otros países, no hay suficientes ayudas de protección en la República Checa.

Se preparan los hospitales

Se comenzaron a establecer pabellones especializados en los hospitales, donde se internaba a las personas infectadas. La primera muerte con covid-19 fue anunciada por las autoridades el 22 de marzo, un hombre de 95 años hospitalizado en el Hospital Na Bulovce de Praga.

Luego, el virus comenzó a propagarse en los hogares de ancianos. La primera ola de la epidemia culminó en la Rep. Checa alrededor del 12 de abril, cuando se registraron 4 750 personas infectadas por el covid-19, de las cuales 436 fueron hospitalizadas. En las semanas siguientes, el número de personas infectadas por día se estabilizó entre 2 y 2,5 mil. Aún hay discusiones de si en realidad hemos terminado la I ola y estamos en la II. Y ya se discute que entre enero y febrero empezaremos la III.

Letrero de orientación en el Hospital Facultativo de Motol, en Praga

Al comienzo de la crisis, las medidas fueron gestionadas por el Consejo de Seguridad del Estado bajo el liderazgo del primer ministro Andrej Babiš. Y el 16 de marzo se estableció un equipo de crisis encabezado por Roman Prymula. Jan Hamáček, ministro del Interior y 1er viceprimer ministro lo reemplazó el 31 de marzo. A principios de abril, la Cámara de Diputados de la República Checa aprobó el pedido del Gobierno para prorrogar el estado de emergencia hasta finales de mes. Se extendió después de varios tira y afloja hasta el 17 de mayo.

Con la disminución del número de nuevos infectados y hospitalizados, el Estado comenzó a flexibilizar las medidas estrictas. También pudieron reabrirse otras instituciones y negocios cerrados. El haber aflojado las restricciones, más las vacaciones, produjo que los casos de infección volvieran a subir. Los brotes fueron particularmente fuertes en Karviná, Frýdek-Místek, Prachatice y Praga.

La disputa por la mascarilla

En agosto, estaba claro que la epidemia estaba ganando impulso nuevamente. Los epidemiólogos pidieron medidas más estrictas, pero el Gobierno aún no quería actuar. Aunque originalmente aceptó la reanudación del uso de las mascarillas, a partir del 1 de septiembre, pronto retiró este paso.

Debido a disputas profesionales, el reconocido epidemiólogo Rastislav Maďar terminó en el grupo de trabajo del Ministro de Salud. En la primera semana de septiembre, la República Checa se ubicó entre los países más afectados del mundo en términos de número de infectados por millón de habitantes. Los estados vecinos comenzaron a exigir una prueba negativa para el covid-19 a los checos y turistas que regresaban de la República Checa. Sin embargo, el Gobierno vaciló con tomar otras medidas que volverían a dañar la economía.

En mente tenía también las elecciones autonómicas y las parciales al Senado (para octubre), quería que se realizaran correctamente. Las Leyes no contemplan votaciones bajo estado de emergencia, con pandemia desatada. Se enmienda la Ley para conseguir que las personas en cuarentena también puedan emitir su voto. Sin embargo, debido a la propagación de la enfermedad, ordenó que se volvieran a usar la mascarilla. Se habló de una inminente segunda ola de la epidemia.

Retornan los cierres

El Gabinete de Babiš debió actuar y lo hizo debido al aumento diario en el número de personas infectadas de más de 3 000. Que se registró por primera vez el 17 de septiembre de 2020. Cuatro días después, dimitió el ministro de Salud, Adam Vojtěch. Fue reemplazado casi de inmediato por Roman Prymula.

Roman Prymula
Roman Prymula

El 30 de septiembre, el Gobierno declaró el estado de emergencia en la República Checa, a partir del 5 de octubre de 2020 por un período de 30 días. Poco antes de eso, las estadísticas registraron un récord en el número de muertes de personas con covid-19. Las cifras comenzaron a dispararse. En menos de un mes, el 23 de octubre, el aumento diario fue de más de 15 000 personas por primera vez. En ese momento, las escuelas volvieron a cerrar, a excepción de jardines de infancia, restaurantes, gimnasios, piscinas cubiertas, piscinas y zoológicos. Las instalaciones de alojamiento, teatros, cines tampoco funcionaban. Desde el 28 de octubre, estaba prohibido salir de noche entre las nueve de la noche y las cinco de la mañana. Las medidas más estrictas originalmente iban a durar hasta el 3 de noviembre y duraron todo un mes.

La caída de Prymula

En casa de herrero… ó, haz lo que digo, no lo que hago. Es lo que parece le sienta al epidemiólogo Roman Prymula. Quien, insistentemente le pedía a todos sus conciudadanos seguir estrictamente las medidas por el Gobierno, seguir las medidas de precaución sanitaria. Incluso, el 13 de octubre, tuvo un discurso transmitido por televisión y visto por 3 millones de personas. Ahí, se disculpó por que el Estado no estaba lo suficientemente preparado para la II ola.

Blesk ministro Prymula sale de restaurante
La imagen de la noticia en la versión electrónica del diario checo «Blesk»: «Prymula en un restaurante hasta la media noche»

Lamentablemente para él, pese a tener la aureola del mejor especialistas en epidemias, aprobado hasta por el presidente Zeman (al punto de que anunció le daría una condecoración estatal), todo se le derrumbó cuando el diario “Blesk” lo pescó infraganti, el 22 de octubre, violando sus propias disposiciones, Prymula estaba en una reunión, en el restaurante “Rio” de Vyšehrad. En una hora en que debía estar cerrado y el ministro ni siquiera usaba mascarilla. Aunque dijo que no había incurrido en nada malo, tras las presiones, hasta del primer ministro, tuvo que renunciar.

Lo sucedió Jan Blatný. Se convirtió entonces en el nuevo Ministro de Salud. El número de personas infectadas en ese momento seguía aumentando. El 4 de noviembre sumaron 15 729 nuevos casos de coronavirus. La proporción de pruebas positivas fue de casi el 35 por ciento. Hubo algunos más al día siguiente. Como parte de la lucha contra el covid-19, el nuevo ministro introdujo un nuevo sistema anti-epidémico (PES) el 13 de noviembre. Según los análisis diarios de los parámetros epidémicos, iba a influir en la vida en la República Checa. Pero pronto quedó claro que lo que iba a ser invariable comenzó a cambiar con excepciones. Una vez más, las reglas no estaban claras.

Restricciones en comercios

centro comercial

A partir del 18 de noviembre, hubo un límite en el número de personas en las tiendas. Una persona debía tener un espacio de quince metros cuadrados. Al mismo tiempo, los alumnos de primer y segundo grado regresaron a las escuelas primarias. Sin embargo, todavía no se les permite cantar ni tener clases practicas. A otros alumnos y estudiantes se les permitió regresar a finales de noviembre.

En diciembre se reabrieron los servicios y las capacidades de alojamiento, aunque con muchas restricciones. Sin embargo, la relajación de las medidas ha vuelto a provocar un aumento de los casos. El gobierno ha decidido que las restricciones se endurecieran antes de Navidad, a partir del 18 de diciembre. El Gabinete prometió a los empresarios una amplia compensación por sus pérdidas. La reducción forzosa de la economía checa trae consigo una recesión económica. En noviembre, el escenario base del Banco Nacional Checo suponía que el PIB caería un 7,2 por ciento este año, seguido de una ligera recuperación en el 2021.

¿Quién tiene inmunidad?

Incluso los expertos no pueden determinar exactamente cuántas personas han padecido la enfermedad en un año. Las pruebas han confirmado la infección en más de 700 mil personas. Pero, los especialistas estiman que son muchos, muchos más. La mayoría pasó la enfermedad sin síntomas y, como no fueron probados, no entraron en las estadísticas.

El número de muertes de personas con covid-19 en la última semana del 2020 estuvo en 11 580. Había 592 581 personas que se recuperaron y aún existían 114 500 casos activos. En este momento, 2 de enero 2021, hay 5 777 infectados hospitalizados y los muertos suman 11 827. La luz al final del túnel tiene forma de vacuna. La vacunación en pequeño nivel empezó el domingo 27 de diciembe. Con el personal sanitario y la gente mayor en los ancianatos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Acepto la política de privacidad *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Debes aceptar las Políticas de Privacidad para poder comentar.