Inicio Ocio Y Cultura Turismo České středohoří y sus volcanes

České středohoří y sus volcanes

92
0
Tierras altas centrales de Bohemia de la República Checa, cerca de Praga
Volcanes de las tierras altas centrales de Bohemia de la República Checa, cerca de Praga

Si eres turista o vives en Praga, tienes varias opciones para entretenerte. Puedes pasar tu tiempo en Praga, lo que podría aburrirte después de un tiempo, o puedes probar otra cosa.

Praga es hermosa, pero como cualquier ciudad ofrece una cantidad de cosas limitadas para hacer. Irás a todos los museos, galerías, irás al teatro por la noche, pero después de un tiempo empezarás a anhelar un viaje fuera de la ciudad. El turista habitual del extranjero sigue las rutas habituales: Praga – Karlovy Vary – Český Krumlov, o poca cosa más.

Pero este país también ofrece lugares a los que no llegan autobuses llenos de turistas, por lo que, aparte de los locales, no se encontrará con nadie más. Hoy se tratará de varios de estos lugares y puedes tomarlo como un consejo para un viaje fuera de Praga.

České středohoří (“Las tierras altas de Bohemia Central”)

Nuestra suerte es que se puede salir de Praga con facilidad, no se tarda tanto como metrópolis como Londres, París o ciudades más grandes. Desde el centro hasta la salida hay una media hora y luego el tiempo se pasa rápido. El consejo de hoy es el de las tierras altas centrales checas. Es un paisaje salpicado de colinas bajas que recuerdan mucho a los volcanes. Y no es sólo algo que se les parece, son volcanes reales.

Afortunadamente, ahora no están en inactivos, finalizó toda avtividad volcánica. Toda la zona tiene algo menos de 1.300 kilómetros cuadrados y el 84% de ella está protegida como reserva natural. La colina más alta es Milešovka con sus 837 m de altura. Toda la zona tiene unos 70 km de largo y 25 km de ancho. Suficiente para hacer varios viajes allí e intentar descubrir más.

Los destinos más populares son Milešovka, Lovoš o la mítica montaña Říp. Si eres más de ciudad, Roudnice na Labem, Litoměřice son pueblos que no son mala idea para pasear y tomar un helado o un café. En Roudnice tienen un bonito castillo, en Litoměřice, entre otras cosas, una plaza muy bonita con un ayuntamiento renacentista. Cerca de allí se encuentra la fortaleza de Terezín, por la que a veces pasean algunos turistas, ya que la fortaleza fue un campo de concentración durante la Segunda Guerra Mundial.

Los checos se enorgullecen en llamar a la campiña circundante el Jardín de Bohemia (Zahrada Čech). Y efectivamente, entre las colinas hay huertos de manzanos y otros árboles frutales o nogales. Cuando es su momento, es posible coger algunos frutas. Cada una de las estaciones del año hay algo nuevo en el paisaje que puedes descubrir. En primavera, después de un largo y agotador invierno, un paseo entre los árboles en flor y la vegetación que acaba de cobrar vida es muy refrescante, un bonito lugar para hacer un picnic en verano y otoño. En el lugar viven mariposas protegidas y también algunas especies de plantas que no se ven en otros lugares.

Nuestro recorrido alrededor de volcanes

Empezamos con nuestro recorrido por České středohoří (“Las tierras altas de Bohemia Central”). No tienes que ir directamente a los picos principales. Nosotros sólo llegamos al principio de la zona porque queríamos subir a Brník (471 m), Srdov (482 m) y Oblík (509 m). Yo se que no son montañas altas, pero aun así sudé la gota gorda al subir la primera colina desde el pueblo de Chraberce, donde dejamos el coche.

La vista de las siguientes colinas una detrás de otra, con nubes flotando sobre ellas, acarició nuestras almas, removidas tras meses de encierro por el coronavirus.

La última de las colinas tardas unos 20 minutos en subir a través de un bosque mixto y en la cima puede socializar con los parapentistas, verlos volar, soñar despierto o incluso dar un paseo en tándem. Cerca de aquí hay otra colina, mucho más famosa para el parapente, llamada Raná. Para los que quieran volar regularmente, hay varias escuelas de parapente en los alrededores de Raná. Pero esta vez no fuimos allí.

Bajamos y atravesamos el huerto hasta llegar a la granja Oblik, en proceso de renovación, que, cuando esté terminada, proporcionará momentos agradables a los transeúntes y, según me pareció, un lugar para alojarse. Ya se veía muy bien.

Después de otros 40 minutos más o menos de vuelta, nos subimos al coche y paramos en Louny en el camino de vuelta. Me sorprendió muy gratamente esta ciudad. De hecho, ni siquiera sabía que había una ciudad en la República Checa con murallas bastante bien conservadas alrededor del núcleo histórico. La próxima vez no tengo que ir al extranjero para verlos, ya que los 60 minutos de viaje desde Praga son suficientes. Esta ciudad de unos 18.000 habitantes era una agradable isla de normalidad. Una pequeña ciudad checa tal y como la imaginamos. La plaza con sus casas históricas restauradas, así como las calles adyacentes, un hermoso molino antiguo junto al río Ohře, que recuerda una época en la que la ciudad era un poco más importante.

Para los amantes de la historia

Un poco de historia sobre Louny: La primera mención de un asentamiento en el vado sobre el río Ohře se remonta al siglo XII. En la década de 1360, el rey checo Přemysl Otakar II hizo construir cerca de ella una ciudad real en su camino hacia Alemania.

Para los bebedores de cerveza, puede ser interesante saber que la materia prima de la cerveza -el lúpulo- también se cultiva en sus alrededores. También hay una hermosa iglesia gótica del siglo XVI de San Nicolás en la ciudad. Al principio de la fortificación, todavía se conserva la Puerta de Žatec del año 1500. Mientras la recorres, puedes imaginar cómo se cobraba aquí el peaje en el pasado para entrar en la ciudad y luego recompensarte con un buen helado o un cóctel en el bar local de la plaza. Hay algunas otras atracciones en la ciudad, pero las encontrará por su cuenta.

Regresando a Praga

En el camino de vuelta a Praga se puede hacer una parada en Panenský Týnec, donde destaca el antiguo convento de las Clarisas con la iglesia gótica no construida de Santa Virgen María. La gente acude a ella porque para la gente espiritual dice que allí hay una energía especial. Pruébelo usted mismo. Enfrente había un puesto con deliciosas especialidades a la parrilla, y si no hubiera comido en Louny un rato antes, sin duda habría comido el cuello a la parrilla. Además, hay 2 castillos en el pueblo Horní y Dolní (Superior e Inferior) donde el Protector del Reich en funciones K. H. Frank y, sobre todo, Reinhard Heidrich, que fue fusilado de camino al trabajo el 27 de mayo de 1942 y que murió el 4 de junio (para más información, véase Operación Antropoide).

El viaje completo a las tierras altas de Bohemia Central, dura entre 7 y 8 horas, siendo un cambio muy agradable para los que quieran ver algo más que Praga. Todo el viaje está fuera de las principales rutas turísticas, por lo que con un poco de esfuerzo se puede socializar con los lugareños. En verano, puedo ver la distribución de toda la ruta en un fin de semana y hacerla en bicicleta, ya que las colinas son suaves y la infraestructura está disponible a lo largo del camino.

Esperamos que puedas disfutar de České středohoří (“Las tierras altas de Bohemia Central”).

Jiří D.

Artículo anterior125 aniversario de la Filarmónica Checa
Artículo siguienteHay fechas para el Festival de Cine de Karlovy Vary
Explorador de la vida, viajero, economista de formación. Me gusta cocinar comidas ligeras pero también "knedlíky", y tampoco rechazaré comerlo. Soy checo, así que, aunque me gusta el vino, probablemente lo que más bebo cerveza. He dado la vuelta al mundo, aunque sigo echando de menos África. Me encantan Sudamérica y Asia, pero Australia y sobre todo Nueva Zelanda son mi corazón. En Europa, voy sobre todo a Italia y España, donde ya he completado el Camino de Santiago dos veces. En Chequia estoy todavía explorando sus rincones desconocidos a pie o con bicicleta.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Acepto la política de privacidad *

Debes aceptar las Políticas de Privacidad para poder comentar.