Inicio Ocio Y Cultura Cultura Inventos checos y logros en la investigación checa

Inventos checos y logros en la investigación checa

36
0
Inventos checos y logros en la investigación checa
Una hélice de barco. idea de Leonardo da Vinci llevada acabo por Franz Ressel.
-Anuncio-

Este contenido es solo para subscriptores. De momento por tiempo limitado el contenido es gratuito.

Por favor, suscríbase para desbloquear este contenido. Introduzca su correo electrónico para obtener acceso.
Su dirección de correo electrónico está 100% a salvo del spam.

En la guía de Praga hoy os presentamos los inventos checos y logros en la investigación checa de desde el Imperio Austrohúngaro hasta hoy en día. Y aunque las tierras checas no se prodiga en inventores de importancia a nivel mundial, si han aportado mejoras y ajustes. Zlaté české ručičky a chytré české hlavičky es un viejo adagio en este país, que significa manos checas doradas y cabezas checas inteligentes. Que lamentablemente no siempre con un toque positivo.

Y pese a ello entre los grandes descubridores está el abad de Gregor Johann Mendel, quien descubrió los fundamentos de la genética. Estos todavía llevan su nombre por las leyes de Mendel. Y entre los inventos los checos pueden presumir de dos grandísimos inventos, las lentes de contacto o lentillas, o el material naylon. Ambos inventos de la misma persona.

Aquí tienes todos los aportes checos más destacados a nuestras vidas por orden aproximado de fechas. Pues como siempre está el problema de las disputas de patentes.

El Pararrayos checo

Todos sabemos que el pararrayos lo inventó Benjamin Franklin en 1753, con la idea de atraer los rayos hacia puntos donde no generasen peligro. Con este invento la humanidad dejó de tener miedo a las tormentas, y que Nikola Tesla lo perfeccionó 1918.

Pero es posible que en 1754 el checo Prokop Diviš desarrollara uno de los primeros pararrayos en Europa. Pero como todo principio de ciencia, no se descubre lo que se investiga, sino que se investiga lo que se descubre. Y en este caso Prokop Diviš con su concepto de pararrayos lo que pretendía era crear un sistema que impidiera la formación de tormentas eléctricas. Es decir, no atraer los rayos sino rechazarlos.

Casa natal de Prokop Diviš. Foto: Bohemianroots, CC BY 3.0.

Václav Divíšek o Prokop Diviš construyó en 1754 el primer pararrayos con conexión a tierra de Europa, que se erigió el 15 de junio de 1754 en el jardín de Přímětice, cerca de Znojmo. Sin embargo, la invención no se entendió inicialmente y generó preocupaciones entre la población local. Finalmente, el 10 de marzo de 1760, fue derribado por los habitantes de Přímětice, quienes culparon al pararrayos de la sequía de ese año.

El Ruchadlo para el campo

Un invento muy conocido por los checos es el ruchadlo, que es una herramienta de arado para cultivos que requerían un tratamiento de mayor profundidad. Con su cuchilla que corta y gira la capa superior del suelo, aplastándola y dejándola suave. Conocido como arado de vertedera. Sus autores fueron los checos František Veverka y  Václav Veverka de Rybitví cerca de Pardubice, conocidos como los Primos de la Ardilla.

Trabajaron en su invento desde 1824 hasta 1827 y juntos lograron mejorar la reja del gancho. Para que no solo corte el suelo, sino que gracias a su forma óptima también se voltee y se desmorone, de ahí el nombre ruchadlo (rumble = desmoronarse, desmoronarse) .

El invento se difundió muy rápidamente después de 1827, especialmente en los países de la monarquía austrohúngara. Sin embargo, debido a que no lo tenían patentado, no vivieron para ver el reconocimiento oficial de la autoría. Finalmente, los tribunales dictaminaron sobre la propiedad moral del invento del arado en 1883. Muchas décadas después de la muerte de ambos primos.

La idea de la Hélice de Leonardo da Vinci

Leonardo da Vinci abordó la idea de usar el tornillo de Arquímedes para propulsar buques en sus pensamientos ya en el siglo XVI. Sin embargo Josef Ludvík František Ressel fue el primero en diseñar y probar la forma óptima de la hélice. Con su ubicación horizontal debajo de la popa del barco frente al timón. Cambiando el mecanismo de tracción de las ruedas de los barcos del momento.

Josef Ludwig Franz Ressel nació el 29 de junio de 1793 en Chrudim. Y era un guardabosques e inventor checo germano del imperio Austrohúngaro que trabajo en Eslovenia y el norte de Italia. Su diseño de hélice en sus modelos se trasladó en 1826 a un barco real. Cuando barco de vapor Civeta, equipado con una hélice en lugar de las ruedas habituales, fue probado en el puerto de Trieste en 1829, la policía encontró su intento demasiado peligroso y lo prohibió. La hélice del barco no fue probada con éxito hasta diez años después por el inglés Francis.

Y aunque Ressel patentó el invento en 1827 los especuladores del momento y otros inventores como Francis, a quien a veces se considera su inventor, exigió una auditoria sobre la disputa que duró hasta 1866. Reconociendo el mérito de Ressel, quien no vivió para ver.

Quien invento los terrones de azúcar

El invento surgió en 1843 como alternativa a las antiguas barras de azúcar que podían alcanzar un metro y medio de largo resultado incómodas. Con el tiempo, el terrón de azúcar, patentado en el actual territorio checo por un suizo, se convirtió en un objeto cotidiano.

Sin embargo, esos primeros terrones de azúcar no eran exactamente como los conocemos hoy. Estos estaban pintados de color rojo, eran un poco más grandes que los de ahora y venían en cajas que muchas veces se usaban como regalo.

El invento llegó por la necesidad para un consumo más cómodo, ya que las amas de casa tenían que corta en casa con cinceles en trozos más pequeños para el consumo. Pero en 1841 según una anécdota, la esposa del entonces director de la fábrica de azúcar de Dačice, el suizo Jacob Christoph Rad, resultó herida mientras cortaba una caña de azúcar. Al parecer salió de la cocina con el dedo vendado en busca de su marido y le dijo: director, haz por fin algo y comienza a fabricar algo más pequeño, que nos haga la vida un poco más fácil.

Para satisfacer a su esposa, hizo rápidamente varios cientos modelos de terrones de azúcar. La mujer elogio tanto el nuevo invento que la fábrica de azúcar Dačice que en enero de 1843 Rad pidiera lo que entonces se llamaba privilegio imperial, es decir la patente actual.

La Ley de la Herencia

También se les llama a menudo leyes de Mendel en honor a su descubridor, Gregor Johann Mendel. Johann Mendel nació el 20 de julio de 1822 en una familia agrícola de habla alemana en Hynčice, Silesia. Estudió en la escuela primaria de Opava y en 1840-1843 en la Facultad de Artes de Olomouc. Por razones económicas y familiares ingresó al seminario y en 1843 también al monasterio agustino de St. Tomás en Brno. En 1853 se licenció en ciencias por la Universidad de Viena.

Luego regresó a Brno para sus experimentos  y en 1866, basándose en análisis de cruzamiento genético y variabilidad de rasgos en plantas, especialmente guisantes, formuló sus leyes de herencia.

Descubrió tres leyes, la primera ley de Mendel dice que al cruzar plantas de flores rojas con plantas de flores amarillas, podemos obtener todas las flores rojas, todas amarillas, excepcionalmente naranjas, pero nunca parte flores amarillas y parte rojas. La segunda fue la Ley de Pureza y Segregación de Talentos establece que los talentos pasan a las células germinales puras y no se mezclan con talentos opuestos. Y la tercera llamada ley sobre la combinación libre de talentos: aquí se dice que los talentos individuales se pueden combinar libremente, porque solo uno del par dado pasa a las células germinales.

Debido a que Mendel trabajó con grandes conjuntos de datos observados, que tuvo que clasificar racionalmente, también contribuyó al establecimiento del campo de la bioestadística.

Mendel así verdaderamente participo en los inventos checos y logros en la investigación checa, aportando un gran avance a nivel mundial.

Grupos sanguíneos

El descubridor de los grupos sanguíneos es el doctor austríaco Karl. Quien en 1930 recibió el Premio Nobel de Medicina por ello, junto a la identificación del factor Rh. Quien había demostrado que existían estos grupos en Viena en el año 1901, clasificados en tres grupos. Dos años más tarde, dos discípulos suyos, Alfredo de Castello y Adriano Sturli, descubrieron el cuarto grupo, al que llamaron AB.

En 1922 Karl Landsteiner se trasladó a Nueva York donde descubrió el factor Rh trabajando en el Rockefeller Institute for Medical Research.

Para entonces el checo Jan Janský en sus investigaciones intentado aclarar la posible relación entre los trastornos mentales y la composición de la sangre, descubrió en 1907 los grupos sanguíneos I,II,III, IV. Tras analizar más de tres mil muestras de la sangre de sus pacientes psicóticos, especialmente de los esquizofrénicos. Esta nomenclatura se utilizó en los países de Europa Oriental y en la antigua Unión Soviética

Según la coagulación de la sangre el Dr. Jan Janský estableció sus cuatro grupos sanguíneos afirmando que en el mundo no existían más tipos.

La velocidad Mach

Ernst Mach nació en Chrlice, en Brno actual, bajo el imperio austriaco. Su padre, que se había graduado de la Universidad de Praga, actuó como tutor de la noble familia Brethon en Zlín, Moravia oriental. Hasta la edad de 14 años, Mach recibió su educación en casa de sus padres. Luego ingresó en un Gymnasium en Kroměříž, donde estudió durante tres años. En 1855 se convirtió en estudiante de la Universidad de Viena. Allí estudió física y durante un semestre de fisiología médica, recibiendo su doctorado en física en 1860 y su habilitación al año siguiente.

La mayoría de los estudios iniciales de Mach en el campo de la física experimental se concentraron en la interferencia, difracción, polarización y refracción de la luz en diferentes medios bajo influencias externas. Siguieron sus importantes exploraciones en el campo de la velocidad supersónica . El artículo de Mach sobre este tema se publicó en 1877 y describe correctamente los efectos de sonido observados durante el movimiento supersónico de un proyectil. Mach dedujo y confirmó experimentalmente la existencia de una onda de choque que tiene forma de cono con el proyectil en el vértice. La relación entre la velocidad del proyectil y la velocidad del sonido se denomina número de Mach en su honor.

La palabra robot

Los hermanos Čapková son en cierto modo inventores checos. Ellos «inventaron» la palabra robot. El escritor Karel Čapek lo utilizó por primera vez en 1920 en la obra RUR (Robots universales de Rossum). Pero como de costumbre, el autor y divulgador de la invención no es una sola persona aquí. Se dice que Karel Čapek originalmente quería nombrar a las personas artificiales que aparecen en la obra de los laboratorios (del laboratorio inglés – trabajador, trabajador). Sin embargo, no le gustó nada la expresión, por lo que pidió la ayuda de su hermano Josef. Me vino a la mente el nombre de robot, del viejo robot bohemio al trabajo. Esto creó una palabra que prevaleció en todos los idiomas del mundo.

Y aunque forma parte de los inventos checos y logros en la investigación checa, si que es un aporte lingüístico de una palabra eslovaca a un nuevo concepto que tenemos asumido en nuestros días.

Polarografía

En 1924, el químico físico Jaroslav Heyrovský junto con su estudiante japonés Masuzo Shikata construyeron un aparato para desarrollar el método de análisis químico comúnmente utilizado en la actualidad, que permite la determinación de concentraciones incluso muy bajas de iones metálicos y materia orgánica. Lo que se conoce como polarografía. Por su descubrimiento, el profesor Heyrovský fue el primer checo en ganar el Premio Nobel de Química en 1959.

Este invento permite obtener información sobre el tipo y la cantidad de sustancias contenidas en una solución, por ejemplo para medir el contenido de oxígeno de la atmósfera, el dióxido de azufre en los gases de combustión o los metales tóxicos en el agua. Se utiliza en biología, farmacia o bioquímica.

Foto: Lukáš Mižoch CC BY-SA 3.0.

Tras recibir el premio nobel se convirtió en el fundador del Instituto Polarográfico de la Academia de Ciencias de Checoslovaquia y también fue uno de los fundadores de la revista química profesional Collection of Czechoslovac Chemical Communications, que fue fundada en 1929 con motivo del décimo aniversario de la República Checoslovaca independiente.

El primer Premio Nobel Jaroslav Heyrovský murió el 27 de marzo de 1967. Por formar parte de esos inventos checos y logros en la investigación checa, y siendo el primer Premio Nobel checo lo enterraron en el cementerio de Vyšehrad. Cementerio de los ilustres checos, donde también podemos encontrar a ilustres como Alfons Mucha, Karel Čapek, Antonín Dvořák y Bedřich Smetana, entre otros.

Desarrollo del Explosivo plástico Semtex

Un invento menos agraciado fue el explosivo plástico Semtex, cuyo nombre viene de distrito de Semtín en Pardubice y de la empresa Explosia, donde se desarrolló. Los creadores del explosivo, poderoso pero seguro que se puede moldear fácilmente, fueron los checos Radim Fukátko y Stanislav. Fabricado en los años 50-60 bajo las consignas del ejército checoslovaco de crear un explosivo plástico muy potente y a la vez capaz de resistir los disparos de una ametralladora sin que explotara. Siempre bajo la fabricación de recursos domésticos baratos.

Y fue cuando Checoeslovaquia empezó a producir el Semtex en 1964 de manera comercial. Y exportado a los países del bloque soviético para una amplia gama de propósitos, como demoliciones y explosiones con fines comerciales. Pero en la década de 1980, cuando Libia empezó a comprar en cantidades importantes debido al auge de la construcción que atravesaba el país. Donde fuentes apuntan a que Libia aprovechó la ocasión y le vendió parte del material al Ejército Republicano Irlandés (IRA).

Invento de las Lentes de Contacto o lentillas

El químico Otto Wichterle fue un inventor importante en el verdadero sentido de la palabra. Su mayor invento fueron las lentes de contacto pero también el naylon. Las lentes ya eran conocidas, y las primeras documentadas se remontan a hace unos quinientos años. Sin embargo eran de vidrio y plástico rígido. Pero el científico Otto que trabaja principalmente en el campo de la química orgánica macromolecular, participó en la síntesis de geles hidrófilos para encontrar un material adecuado para los implantes oculares. Trabajó junto al químico Drahoslav Lím preparando un hidrogel transparente. Pero el Ministerio de Salud canceló la investigación y Wichterle tuvo que empezar a trabajar en el gel en su casa.

Con un juego de niños llamado Merkur, para muchos, conocido como mecano, y un dínamo de bicicleta construyo la primera máquina para la producción de la lentes de contacto de gel. Ese año 1961 fabricó sus primeras lentillas y el año siguiente llegó a las 5000. Lo que supuso uno de los inventos checos y logros en la investigación checa más importantes de la historia.

Desafortunadamente el régimen comunista vendió la patente a Estados Unidos sin el conociemiento de Otto Wichterle y por un precio irrisorio. Solo reconociéndose la labor del investigador en 1989, cuando fue elegido presidente de la Academia de Ciencias de Checoslovaquia, tras llegar Václav Havel al gobierno.

Nanofibras

En un mundo donde todo se reduce, conocido como la nanotecnología, los checos descubrieron un proceso tecnológico para la producción industrial de nanofibras.

El descubrimiento del 2003 es de la Universidad Técnica de Liberec, y su autor es un equipo científico dirigido por el profesor Oldřich Jirsák. El diámetro de las nanofibras es significativamente más pequeño que la longitud de onda de la luz, por lo que las fibras individuales no son visibles ni siquiera bajo un microscopio óptico. Su uso es posible en prácticamente todos los campos de la actividad humana. Desde el mundo de la automoción, de la ropa y el calzado. Pero también en el uso de la medicina. Dentro de la medicina se usa como material para vasos sanguíneos artificiales, para el tratamiento de quemaduras y la producción de gasas.

Si te ha gustado esté artículo de los Inventos checos y logros en la investigación checa no olvides compartirlo entre tus redes sociales.