Inicio Política Nacional Sale libre el primer checo condenado por terrorismo

Sale libre el primer checo condenado por terrorismo

232
0
La Ley
-Anuncio-

Praga (irozhlas.cz) – La Corre Regional de Nymburk, puso el martes de esta semana en libertad condicional a Jaromír Balda. Él, es el primer checo que fue condenado en este país a cuatro años de prisión por su ataque terrorista al sector ferroviario y por amenazar con cometer un atentado terrorista. Así lo informó a la prensa el abogado de Balda, Aleš Tolnay. Pongamos las cosas al nivel que tienen, Balda cortó unos árboles que cayeron en las rieles, en la ruta hacia Mladá Boleslav.

“El Sr. Fiscal decidió aprobar el pedido, así que la decisión de la Corte está en este momento en firme. Tanto el fiscal como mi personas, tras conocerse la decisión, hemos renunciado al derecho a apelar. Así que, supongo, el Sr. Balda debe estar ya en camino a su casa”, explicó Tolnay. Su libertad condicionada tiene un período de observación de cinco años. El abogado insistió ante el tribunal que su cliente ha mantenido un estilo de vida ordenado y lo ocurrido fue su primer incidente y sentencia.

“Fue un exceso, único, en una vida ordenada que había vivido. Durante la purga de la condena ha tenido una conducta ejemplar. Fue activo, trabajo, ayudaba al mantenimiento de la bilbioteca, se vinculó a las actividades culturales. Fue un preso modelo”, aseguró Tolnay. La Corte tomó en consideración incluso la edad avanzada de Balda y que padece de problemas en su salud. Pero, también fue importante que el tiempo en la cárcel le sirvió para ventilar sus pensamientos y comprender los alcances de lo que hizo.

Si bien no usó explosivos, los troncos caídos en las rieles provocaron que un tren chocara con ellos, a una velocidad de 70 km por hora. Y sólo por pura casualidad nadie quedó herido. En el área de los árboles que cortó, dejó algunas hojas volantes, con el mensaja “Allahu akbar!”. Para dar a entender que los causantes eran extremistas islámicos. Imprimió y distribuyó otras hojas volantes, escritas de tal forma, en mal checo, para dar la impresión que era un extranjero y seguidor del islamismo. Esas hojas volantes las dejaba en diferentes buzones o las repar´tía en áreas públicas.

Balda admitió su culpa. En el proceso aseguró que sufrió de pesadillas, en donde lo perseguían los inmigrantes. Al inicio corrió el riesgo de recibir una condena de 15 años de prisión. En enero del 2019, la Corte Autonómica de Bohemia Central, tras un acuerdo con el agente fiscal, impuso una condena en el nivel más bajo de lo posible. Es decir cuatro años de prisión. La Corte justificó su decisión al considerar que en ambos actos (el cortar los árboles y distribuir las hojas volantes), Balda tuvo reducido su nivel para poder comprender lo que hacía.

Según los psiquiatras, Balda padece de un daño orgánico en su personalidad. Que influye su comportamiento y, entre otras cosas, afecta su capacidad para juzgar los actos. Por lo que, indica la sentencia, se sometió a un tratamiento psiquiátrico ambulatorio. Tomaba pastillas y sobre él también influyeron las noticias de los medios sobre el peligro de las olas migratorias. Balda entró a prisión en febrero del 2018 (luego de que fue detenido, fue puesto en prisión preventiva). Con lo cual purgó dos años y 8 meses de su pena inicial de 4 años.