Inicio Noticias Económicas ¡Todo encarece!

¡Todo encarece!

89
0
Trabajadores de la Construcción en Praga 6
-Anuncio-

Hoy, el precio de la bencina está en su punto más alto desde el 2014. El precio de los materiales de construcción ha subido en hasta 100 por ciento frente al año pasado. El valor de los departamentos aumenta a una velocidad que no se veía desde el año 2006. Y las cosas no paran, habrá más encarecimiento hasta que termine el 2021. ¡Todo encarece!

Un par de ejemplo: la gasolina “Natural 95”, la más vendida, se vendía en julio pasado en las gasolineras al promedio de 33,5 coronas el litro. El precio de los combustibles subió en un 18,5 por ciento interanual. El precio de los nuevos coches creció en 5,4 por ciento, el de las verduras en casi un 7 por ciento. Las papas encarecieron en 6,5 por ciento y los cigarrillos cuestan más del 10 por ciento de lo que costaban el año anterior.

Otra muestra de que todo encarece: la comida en los restaurantes ha encarecido en un promedio del 10 por ciento. Los valores en los destinos turísticos ha saltado en una cuarta parte. Incluso están más altos los precios de los equipos electrónicos; hablamos de un segmento que por varios años lo único que hicieron fue abaratarse. Por ejemplo, los computadores están un 3 por ciento más caros. Igual ha encarecido una lavadora o los pequeños electrodomésticos para la cocina. Las televisiones encarecieron incluso en un 20 por ciento año a año.

Pavla Sedivá, directora del departamento de estadísticas de los Precios al Consumidor en la Oficina Checa de Estadísticas, explica: “Por tercera ocasión consecutiva, lo que más influyó en el repunte interanual de los precios es el segmento transporte. El segmento de los transportistas empieza a registrar problemas que ni conocían en el pasado, es decir, antes de la pandemia del nuevo coronavirus.

Hay algunas fábricas que no cuentan con suficiente material, por lo que sus producciones o se reducen o, simplemente, están paradas. Por lo que los camiones muchas veces ruedan o con menos cargas o se la pasan vacíos. Con lo cual, a las empresas que transportan cargas se le disparan los costes por kilómetro recorrido. Martin Felix, de la asociación de transportistas “Cesmad Bohemia” comenta: “La cadena de transporta se ha desconectado. La nafta está muchísimo más cara. Hay falta de conductores, así que es necesario pagarle más a los que están. También encarece el valor del transporte cuando hay un falso flete o cuando los camiones pasan parados. Además, por ejemplo, el transporte marítimo ha triplicado sus precios”.

El diario “Mladá fronta Dnes” de escribió sobre el chofer David Benes, de Strakonice (Bohemia del Sur), quien maneja camiones desde hace 28 años y nunca se quejó por el salario. Hoy, consideando que hay menos conductores (debido a que una parte ha preferido irse a otro país, como a Alemania), su jefe le mejoró el sueldo en 15 por ciento. “Lo clave para la empresa es que no me vaya. Encontrar a un nuevo conductor es muy difícil y aún más si tiene experiencia. Entonces, incluso cuando hubo la crisis por el coronavirus, los que estamos ya por años en la empresa, los sueldos nos han subido inesperadamente”, añade Benes.

El encarecimiento también se debe al alto nivel de la inflación, que ya anda por el 3,4 por ciento (oficial). Y eso que los analistas calcularon que para julio el índice de precios al consumidor estaría en sólo el 2,8 por ciento interanual. Lo que, de hecho, fue el valor de junio.Los economistas hablan ya de que la inflación seguirá su cabalgata alcista hasta el otoño.

“Patria Finance” en un análisis sobre cómo todo encarece, indica que en el horizonte la perspectiva de un alto índice inflacionario es más que real por la variante delta del nuevo coronavirus. Y no tanto por el golpe que pueda dar en la Rep. Checa, en sus mercados principales (como Alemania) o en Europa en general. El mayor problema estará en el golpe que aseste en Asia y el alto riesgo de volver a interferir en la cadena de abastecimiento (algo que ya ocurre en los principales puertos chinos).

Además, la cepa delta pude también complicar mucho el arribo de los trabajadores foráneos. Lo que atañe no sólo a la Rep. Checa sino también a toda Europa Central. Sin olvidar a Alemania. Esto provocará más tensiones, especialmente, en el mercado de la construcción. Lo que llevará a que los precios de los inmuebles no paren de crecer. La falta de mano de obra aumentará el déficit de vivienda y ésta será más cara. Sin olvidar que los que ya trabajan en la Construcción, al igual que los conductores, podrán presionar para tener mejores sueldos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Acepto la política de privacidad *

Debes aceptar las Políticas de Privacidad para poder comentar.