Inicio Ocio Y Cultura Aniversario Aniversario del compositor checo Antonín Dvořák

Aniversario del compositor checo Antonín Dvořák

83
0
Aniversario del compositor checo Antonín Dvořák
Tumba de Antonín Dvořák en el cementerio de Slavín en Vyšehrad. Foto: TodaPraga
-Anuncio-

Hoy 8 de septiembre es el aniversario del más famoso compositor checo Antonín Dvořák y al mismo tiempo uno de los más grandes compositores del período romántico del mundo. Aunque formalmente basó su obra en el clasicismo. Continuando las bases del nacionalismo cultural checo cuyas bases sentó musicalmente Bedřich Smetana.

Antonín Dvořák desarrolló y extendió el surgimiento cultural checo con una serie impresionante de obras que rápidamente alcanzaron popularidad a la par de los grandes contemporáneos alemanes. Las razones de la popularidad de Antonín Dvořák radican en su gran talento para la melodía y en el carácter fresco de su música en contraste con las de algunos de sus contemporáneos.

Muchas de sus melodías todavía suenan en distintas bandas sonoras de películas sin que la gente sepa que Antonín Dvořák  es el compositor original de la música.

Antonín Dvořák

Nació el 8 de septiembre de 1841 Nelahozeves u Kralup en seno de una familia de padre carnicero y propietario del bar František Dvořák como el primero de nueve hijos. Adquirió sus fundamentos musicales de Josef Spitz, profesor de Nelahozeves. El pequeño Antonín pronto disfrutó tocando el violín para los invitados en el pub de su padre. En los años 1857-1859 Dvořák asistió a la escuela de órgano en Praga. Y al mismo tiempo, el joven Dvořák fue a una escuela alemana donde para su graduación interpretó dos de sus propias composiciones: Preludio en re mayor y Fugu en sol menor.

El genio de la sinfonía checa. Foto: Piano Piano (CC BY 2.0)

Después de graduarse de la escuela, permaneció en Praga, pero luchó contra la pobreza durante mucho tiempo. Su padre ya no podía mantenerlo porque su negocio estaba al borde de la bancarrota. Y así que Antonín vivió con parientes, enseñó y tocó obras de cámara en las casas de los ciudadanos de Praga. Después de una audición fallida para el puesto de organista en la iglesia de St. Jindřich decidió aceptar el puesto de violista en la banda de Karel Komzák. Casualmente, en 1862, después de la inauguración del Teatro Provisional, toda la banda de Komzák se contrató como base para una orquesta de teatro. Así, Dvořák tuvo la oportunidad de interpretar papeles en óperas de Verdi, Wagner, Donizetti, etc. durante varios años, a menudo bajo la dirección de Bedřich Smetana.

La madurez como persona y compositor

La madurez como persona le llegó en 1877, cuando la familia de Dvořák atravesó un período trágico, ya que sus tres niños murieron gradualmente en unos pocos meses. Dvořák profundamente afectado compone el oratorio Stabat Mater. Siendo los siguientes años conocidos como período eslavo,  los más prolíficos del compositor.

En 1884 fue invitado a Londres para dirigir su obra Stabat Mater, logrando un tremendo éxito que catapultó la carrera de Dvořák y logrando su madurez como compositor. Las instituciones inglesas y los festivales de música le encargaron nuevas composiciones. Época en la que compuso el oratorio de santa Ludmila y el Réquiem. Recibiendo en 1891 el doctorado honoris causa de la Universidad de Cambridge.

Para 1888 Antonín Dvořák conoce a PI Tchaikovsky tras sus dos visitas a Praga. Quien lo invitó a una gira por Rusia, pudiendo Dvořák presentar sus obras en Moscú y San Petersburgo.

La Sinfonía del nuevo Mundo, Antonín Dvořák

Ya en 1890 Dvořák ocupó el puesto de director del Conservatorio Nacional de Música de Nueva York. Donde en 1893 compuso su obra más conocida, la Sinfonía nº 9 en mi menor, La Sinfonía del nuevo Mundo. Obra estrenada el 16 de diciembre de 1893 en el Carnegie Hall.

Después de su regreso final de los Estados Unidos en 1895, Dvořák enseñó en el Conservatorio de Praga. Entre sus alumnos se encontraban Josef Suk, quien se casó con la hija mayor de Dvořák, Otilia.

En 1896 se formó la Filarmónica Checa y Dvořák recibió el encargo de dirigir un programa de sus propias obras en su concierto inaugural. Hacia el final de su vida, Dvořák escribe obras inspiradas en mitos y cuentos de hadas entre la que se encuentra Rusalka.

El adiós de un virtuoso de la música

Pero desafortunadamente en 1904 Dvořák sufre un ataque de riñón y muere inesperadamente el 1 de mayo de 1904 en Praga. Sin embargo hoy recordamos el aniversario del compositor checo Antonín Dvořák y su gran legado.